Contra el Cosmos

Borlas de purpurina desparramadas sobre un mantel de lentejuelas. La nebulosa anciana que colorea la entrada desaparece a medida que te acercas al punto negro, solo uno, pequeño como la mentira de un niño. Y de pronto el azul del tiempo y el espacio que pasan rápido. Los colores se centrifugan y dejan de existir. Allá donde vas no necesitas nada porque lo eres todo.

Marcos A. Palacios

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s