‘Ayer y mañana. El eterno Adán y otros relatos’. Julio Verne (1910) [Reseña]

Ayer y mañana de Julio Verne es el nuevo título de la editorial Gaspar & Rimbau que ofrece al público en su empeño por recuperar pequeñas y grandes maravillas literarias basadas, siempre, en el contenido de la anticipación científica de la colección Recuerdos del futuro.

Ayer y mañana. Viajes fantásticos

Pero tiene mucho más. El nuevo volumen dedicado a Julio Verne que Gaspar & Rimbau Editorial ha lanzado hace poco a la venta contiene algunos cuentos inéditos y poco conocidos para la masa lectora. Seis son los cuentos incluidos en Ayer y mañana, siendo El eterno Adán un relato póstumo y manuscrito que se añadió a la primera edición de estos relatos en 1910.

El registro empleado en estos cuentos es muy diferente a otras aventuras y novelas que he leído del autor, en su mayor parte. Pero vayamos a comentar uno a uno cada título, que además incluye las ilustraciones originales de León Benner, Felicien de Myrbach y George Roux. El cuidado, como veis, de la editorial, es el detalle supremo y su finalidad, recrear la experiencia de lectura de las primeras ediciones.

Aventuras de la familia Ratón. Cuento de Hadas (1891)

ayer y mañana
Ilustración de portada original

Pues sí, el primer relato de Ayer y mañana es un cuento de hadas, con sus brujos, sus hechizos y fantasía. Y para enriquecer más el texto, encontramos con que la metempsícosis tiene mucho que ver. Recordemos que La metempsícosis es uno de los cuentos de Enrique Gaspar y Rimbau. Esta antigua doctrina griega, modificada por el paso de los siglos, trata básicamente de la transmigración de las almas de un cuerpo a otro, mejorando en cada vida, dependiendo de los méritos anteriores.

Curiosamente, comprobamos que la finalidad de la metempsícosis es llegar al más alto grado, representado ello en el cuerpo del ser humano, el más alto y perfecto en la escala natural, por encima del resto de seres vivos (esto se repite en El eterno Adán). Lo cual nos lleva a pensar en que el ser humano, en la época en que fue escrito este cuento, estaba en la cresta de la ola de la ciencia, y cuya concepción era recibida, en términos filosóficos y científicos, como una novedad; algo muy distinto a otras épocas anteriores: era un ente objeto de estudio pero, a la vez, observador.

Argumento

Ratín está enamorado de Ratina, pero éste ha trascendido a ser humano antes que ella, lo que ha provocado que deban esperar a que la ratita realice su metempsícosis a humana. Para acelerar el proceso, Ratín acude al hada Firmenta para que lo ayude. La historia se complica, puesto que el príncipe Kissidor se ha enamorado de Ratina, y ha ordenado al malvado brujo Gardafur, enemigo de Firmenta, poner todas las trabas a la rata para deshacerse de Ratín y poder casarse con ella cuando se convierta en humana.

Fantasía e influencias

Obviamente, esto es de cosecha propia, pero he creído ver en esta historia un esquema narrativo que viene de muchos siglos de tradición. En Aventuras de la familia Ratón los protagonistas van de un lado a otro pasando vicisitudes hasta encontrar la felicidad y la recompensa a todos sus sufrimientos, lo que les valdrá la merecida metempsícosis tan deseada. Considero ver, aquí, el patrón de la narrativa de las Novelas Ejemplares de Cervantes, y reminiscencias de las fábulas medievales provenientes de oriente, con protagonistas animales, y que en la Península introdujeron los árabes. Un ejemplo de ello está en Calila e Dimna (1251, que mandó traducir Alfonso X El Sabio), cuya tradición se remonta a siglos antes.

Apoyo este hecho con el mensaje que Verne nos ofrece de cómo la adversidad hace mejor a una persona cuando alcanza su victoria después de muchos problemas, a modo de fábula o parábola, como las de El conde Lucanor: «Las buenas maneras, por otra parte, se aprenden como se aprende la Historia o la Geografía. Pensando, no obstante, en lo que pudo ser en el pasado, haría perfectamente el hombre en mostrarse más modesto y la humanidad ganaría bastante con ello».

El señor Re sostenido y la señorita Mi bemol (1893)

Este es uno de mis cuentos favoritos, situado entre el horror y la fantasía. Más heredero del terror de E.A. Poe, la figura del diablo se entremezcla con la fantasía de un niño cuya educación, mayormente cristiana y temerosa, se enfrenta a grandes eventos en su vida.

En Kalfermatt, el pequeño Josef Muller y la jovencita Betty Clére forman parte de un coro de la parroquia. Pero el organista se queda sordo y no puede tocar. Muy pronto llegará al pueblo un personaje, tan pintoresco como extraño, que afirma que puede modificar el órgano y hacer cantar a los niños como ángeles, para la celebración de la Nochebuena. El maestro Effarane, natural de Hungría y su acompañante desatarán los más terribles pensamientos en el narrador del cuento.

Precioso collage de ilustraciones

Registro musical

Nótese cómo el cuento está dedicado a la música y, en general, narrado en clave musical: esto es, y me ha parecido sumamente especial y digno de resaltar; es, pues, que las metáforas, comparaciones y lenguaje están plagados de términos musicales. «El gordo se balanceaba sobre sus piernas, fumando una pipa en forma de saxofón […]»; «Nos separarían unos cincuenta pasos de ella cuando yo les enseñé la puerta y hui a todo correr, en tanto que el llamador daba tres corcheas, seguidas de una negra». Y así, todo el texto.

Es un cuento musical, repleto de incrustaciones sustantivas y verbales que hacen de la narración una pieza de canto, un desfile de nomenclatura musical.

El miedo infantil

¿Quién no ha sido niño de los que me estáis leyendo? Yo mismo me pongo en lugar de Joseff. Quizá en condiciones normales no, pero al penetrar en el pueblo un par de desconocidos con distinto talante a los vecinos, formas de proceder análogas, una mente infantil podría verse afectada por ese miedo a lo desconocido, al visitante, al diferente. Todo su mundo se troca por unos derroteros que no conoce, a los que no está habituado. Pero, ¿dónde está el límite de la imaginación y de la realidad? El resultado es este delicioso cuento que hasta a mí me ha puesto los pelos de punta.

El destino de Juan Morenas

La vida de Juan Morenas se ve truncada cuando es acusado de un asesinato. Pero años después, mientras cumple condena, un desconocido planea su fuga de la cárcel. Es entonces cuando empieza a buscar su propia dicha. ¿Quién es el misterioso hombre que ha pagado grandes cantidades de dinero para verle en libertad? ¿Quién cometió el asesinato? ¿Volverá Juan a ver a su amada María?

De corte tremendamente dramático y pesimista, la odisea de Juan Morenas no hace más que torcerse una y otra vez. La vida le dará y le quitará constantemente. Quizá lo que nos quiere decir el autor es que, por muy mal que vayan las cosas, no intentemos resolverlas por la vía rápida y fácil, porque puede volverse en nuestra contra y perjudicar a los de nuestro entorno.

El humbug. Costumbres americanas (1863)

Es la historia, o mejor dicho, crónica, de un fraude, un engaño. Por medio de la fortuna de August Hopkins, y su incuestionable talento para los negocios, en la Norteamérica de mediados del siglo XIX un viajante francés se ve inmerso en el mayor escándalo que alguien pueda montar para enriquecerse. Y es que, contado en tono de humor, en la época de desarrollo científico y del nacimiento de la Arqueología, era fácil caer en tan viles tentaciones.

Uno de los ejemplos más importantes es del ya entrado siglo XX, con el Hombre de Piltdown (Inglaterra), cuyo fraude duró cuarenta años, pero sus instigadores no pudieron recibir su merecido, ya que fallecieron antes de decretarse la falsedad de los restos.

En el siglo XXIX. La jornada de un periodista americano en el año 2889 (1889)

Mi segundo cuento favorito en Ayer y mañana. Es fascinante la capacidad de anticipar e imaginar un futuro lejano en una época en que los inventos más importantes del siglo estaban en pleno desarrollo; más fascinante es, todavía, cómo dichos inventos estimulaban las mentes de los escritores como Albert Robida. En este cuento Verne se luce con un complejo entramado de artilugios, no solo tecnológicos, sino empresariales, como el conglomerado que dirige Francis Bennet en Centrópolis, el Earth Herald.

Por medio de una simple revisión diaria vamos a ser testigos de cómo un hombre de raigambre de éxito dirige el periódico más importante e internacional del mundo. Inventos como el fonoteléfoto, el coche aéreo, la automatización de los hogares… Pero también se dedica a la investigación astronómica, a la política, a la cultura… Un trasunto de las grandes multinacionales que estremece por su espeluznante parecido con la actualidad.

En las instalaciones del Earth Herald, Cosmópolis

Anticipación

Sin pararse en esto, y siempre desde la perspectiva laboral de Bennet, vamos a entender cómo surgió todo en los últimos mil años: inventos, personajes, cambios sociales y políticos. Una completa biblia de Julio Verne que bien podría haber abarcado miles de páginas en un desarrollo más completo. Al margen de lo que podría ser, este cuento está lleno de ilusión en el futuro, esperanza de adelantos que nos solucionen la vida (como los hilos eléctricos repartidos por todo el mundo… la electricidad es uno de los puntos más importantes en la tecnología desarrollada en el futuro).

Sin duda, La jornada de un periodista americano en el año 2889 es una anticipación en toda regla y en muchos sentidos. ¡Os invito a una excursión al gigantesco y kilométrico edificio del Earth Herald!

El eterno Adán (publicado en 1910)

Y por fin el último cuento y el que más me ha gustado entre mis favoritos, con diferencia. Muestra de una increíble capacidad narrativa y cultural, Verne nos ha regalado uno de los relatos más bonitos y, por contra de lo que he leído, optimista con respecto al futuro y el pasado histórico del ser humano.

Mezcla de fantasía y ciencia, El eterno Adán hace partícipe en la Historia al ciclo de las cosas, algo de lo que se ha hablado desde hace siglos y que en la actualidad podríamos decir que está de moda. El eterno ciclo del nacimiento y la destrucción de la vida, de la civilización.

Ouróboros

Ouróboros es la serpiente que se muerde la cola en representación del círculo infinito de la repetición de las cosas. Esta representación data de los últimos milenios y se muestra en varias culturas, como la griega o la nórdica con el Jörmundgander. En nuestros días un ejemplo de este concepto lo hallamos en la serie de televisión Dark, que tanta espectación ha creado con el eterno retorno de las cosas jugando con el tiempo.

Si nos vamos algo más atrás encontramos un relato similar al de Verne, Anochecer, de Isaac Asimov (1941) y que en 1990 convirtió en novela junto a Robert Silverberg.

Tierras extrañas

Unas tierras cuyos nombres parecen extraídos de un libro de fantasía, de un mundo que no existe pero que podría ser el nuestro antes o después de la era que conocemos. Sabios, doctrinas y una ciencia emergente basada, en mi punto de vista, en una filosofía naturalista, en el trato con la Tierra Madre. Así, El eterno Adán se interna en los descubrimientos del sabio o zartog Sofr a raíz de investigar un yacimiento de tierra con diferentes capas que podrían representar eras antiguas. Allí, dentro de una caja de metal, encuentra un pergamino con símbolos desconocidos que parecen describir una historia reveladora escrita hace eones. Pero estos datos contradicen a los actuales conocimientos del ser humano.

Ciencia

De nuevo, la Antropología y Paleontología emergentes y el hombre como objeto de estudio y observador al mismo tiempo me hacen concluir que este relato es otro homenaje a esa capacidad y curiosidad decimonónica que se desarrollaba, al tiempo que describe las virtudes tecnológicas de que hacen gala las postrimerías del siglo XIX, todo un orgullo para la especie humana.

No obstante, enumera ociosamente dichos logros científicos: el ferrocarril y el vapor, la economía, los tubos neumáticos, la imprenta, la fotografía a color, la electricidad… «Celebróse, sobre todo, la electricidad, ese agente tan sutil, tan dócil y tan perfectamente conocido en sus propiedades y en su esencia, que permite, sin el menor contacto material, ya accionar un mecanismo cualquiera, ya dirigir un buque marino, submarino o aéreo, ya escribirse, hablarse o verse, cualesquiera que sean las distancias».

ayer y mañana
Maravilla de ilustración de El eterno Adán.

El ser humano en el centro

Nuevamente, Verne muestra en esta narración la importancia del ser humano como perfección final en la Naturaleza, dicho en varias ocasiones y con palabras diversas, como en esta disertación: «[…] la humanidad había alcanzado un nivel intelectual desconocido antes de nuestra época [siglo XIX], y que autorizaba a creer en su victoria definitiva sobre la Naturaleza».

Con todo esto ya resulta apasionante leer El eterno Adán. La visión decimonónica, para mí, es mucho más atractiva a nivel literario, porque muestra el entusiasmo con que las gentes de esa época se enfrentaban realmente a algo a lo que nosotros, urbanitas del siglo XXI, estamos demasiado acostumbrados y que hemos perdido esa emoción y capacidad de asombro que debería caracterizar a todo misterio científico.

Valoración final de Ayer y mañana

Es un volumen muy diverso, de géneros a cada cual más diferente y, en cambio, Ayer y mañana recoge en pocas páginas todo un universo de pensamiento y ciencia. A pesar de no haber leído mucho de su autor, Julio Verne demuestra en estas pequeñas piezas mucho más que en toda una novela. Agilidad literaria, conocimientos culturales diversos y una capacidad única para imaginar y anticipar el futuro.

Mucho se ha hablado de Verne, uno de los padres de la ciencia ficción, respecto al poder de la anticipación en sus obras. A la altura de Albert Robida, considero que Verne adivinó y fue un adelantado a su tiempo porque supo aplicar a la ciencia y tecnología de su tiempo un desarrollo imaginativo lógico dentro de los límites posibles de la creación, es decir: el nóvum.

Ayer y mañana. El eterno Adán y otros relatos: indispensable para iniciados, recomendado para curiosos y necesario para el estímulo creativo y literario de cualquier persona de hoy en día. En mi caso, no he disfrutado en tanto tiempo de cuentos tan al límite de la inteligencia humana. ¡Un hurra por Julio Verne, y otro por Gaspar & Rimbau Editorial por hacernos llegar tan sublime obra de arte!

Ayer y mañana. El eterno Adán y otros relatos.

Título original: Hier et demain.

Julio Verne (1910).

Gaspar & Rimbau Editorial, 2021.

Rústica, 368 páginas.

Ilustraciones en B/N.

ISBN: 9788412288681

Tripulación CosmoVersus

Marcos A. Palacios
Marcos A. Palacios
Administrador del portal y podcast CosmoVersus. Autor de 'Fantasía y terror de una mente equilibrada', editada en Gaspar&Rimbau Editorial, donde también colaboro como coordinador editorial y corrector de textos. Ciencia Ficción, Terror y Fantasía, en ese orden, son las que han provocado esta locura de proyecto. Después, los cómics, el cine y la música han aderezado el camino. Hago podcast, escribo, leo y devoro libros. Aún sigo pensando que el siglo XXI no es el mío...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *