‘Esperando el amanecer’. Un relato de Eduardo Melero Verdú.

ESPERANDO EL AMANECER 1. Sombras Vicenç abrió los ojos. Había alguien ahí.Elevó el torso y se…

La botella medio llena.

Desde pequeño los domingos me han parecido días tristes, tan callados y quietos, sin personas. Quizá…

‘A casa no regresan’. Por Amparo Montejano

A casa no regresan “Al pasar la barca / me dijo el barquero / las niñas…

‘El Avispero’, por Eduardo Moreno Alarcón

El Avispero   I ¡Maldito cuervo entrometido! ¡No entendía nada! Repetía sin cesar esa monserga religiosa.…

Sombra faldera

Enrique salió de la oficina el primer día de ascenso, orgulloso de sí mismo. Claudia también…

‘No son más que ratas’, de Marcos A. Palacios

Una dulce Navidad, galletas típicas especiadas, un pueblo tranquilo. ¿Qué puede salir mal en estas fechas?…

El judío errante

Un relato fan basado en El Ministerio del Tiempo La siguiente historia se basa en el…

El Señor Lápida

Cuando las gentes del barrio decidieron llamarle Señor Lápida, Samuel contaba con más de cuarenta años.…

No ganarás la guerra

Desde la loma más alta contemplaba el bosque infinito de pinos blancos. La Luna llena brillaba…

El agua salobre

Resulta difícil de asimilar que el pueblo de tu infancia haya cambiado tanto. Envejece, como las…

Plañideras del tiempo

Era de noche toda la vida. Del cielo caían las estrellas como una lluvia de luciérnagas…

Cómo convertirse en bestia

Lo primero que hay que saber cuando tienes intención de transformarte en un ser terrible, es…

Olvidé vivir

Me olvidé vivir. Hoy, un día gris, me ha quedado claro. Ha sido inesperado, igual que…

Cuestionar la Eternidad

I. Detaure. He visitado planetas con civilizaciones dispares entre sí, incluso con sociedades y filosofías opuestas…

La Biblioteca de los Malditos. Un relato de Marcos A. Palacios.

Aprovechando unos días de vacaciones acudí a un seminario de literatura en la ciudad de Toledo.…

Punto de fuga.

Cómo me llamo no es relevante ahora… nunca lo había pensado, porque nunca hasta ahora tuve…

Contra el Cosmos

Borlas de purpurina desparramadas sobre un mantel de lentejuelas. La nebulosa anciana que colorea la entrada…

Poco que perder.

Pasé la noche en vela pensando en el ojo del pobre anciano. Había terminado de leer…

Peor que la guerra.

No conocí una guerra tan extraña como la que asoló mi pueblo, en la que el…

Su salvación por un módico precio (Parte IV y última).

Leer la Tercera parte IV. Hace unos días, cuando estaba a punto de cerrar llegó una…