CosmoVersus

Revista de ciencia ficción y cultura

El amor que no existe

El amor que no existe es ese del que todos hablan. El contrato obsesivo para tener la conciencia tranquila pensando que eres buena persona.

Obcecado por frustraciones y traumas, vuelcas toda la energía en ese ser que aparece o descubres que está ahí, a pocos metros, entre tantos millones de personas en el mundo, y te quedas en la orilla,  no sales a navegar porque crees, o las normas te hacen creer, que es mejor quedarse en el mismo lugar.

Te vuelcas en ese amor, tu interior y tu lógica van en contra de tus actos, te conviertes en mala persona, y debes hacer lo que dictan las normas del amor. ¿Hay normas del amor?

Contrato, firma y vete. Y cállate. No se te ocurra salir del círculo, y menos, hacerlo en pareja.

Después de unos años dudas, la vida te cambia, maduras y ya no eres la misma persona de hace cinco, diez años. Ya no necesitas tu compañía fiel -si es que lo ha sido, porque está igual que tú-. No eres la misma persona que se enamoró. Y ya no le miras como antes. No es lo que necesitas, ¿verdad? Pero el contrato está ahí, y tendrías un duro castigo de por vida si lo rompes.

Empiezas a odiar ese yugo hasta límites que no sospechabas. Porque te callas y lo dejas pasar. Te hace daño. Todos te lo hacen.

Pero hay gente que se enamora cada día de la compañía que tiene a su lado. Pasando los años aceptan que no son los mismos; han aprendido a evolucionar y comprenderse mutuamente. ¿Será eso amar? Dejas a su libre albedrío al amor, lo respetas, porque tanto ella como tú sois personas que han cruzado puentes, mares y montañas por encima del contrato.

Existe un contrato sin anexo. Ese que no tiene nada que ver con el amor que no existe. Sale desde dentro, libre, espontáneo. No se ajusta a rimas ni versos de sílabas contadas, no programa, no está en las redes sociales. Fluye. Y los dos fluyen con él (dos, o tres, o todos).

Fuente de la fotografía: laprimerapiedra.com.ar

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *