El escarabajo de Praga. Reflexiones de Eduardo Moreno sobre Kafka

El escarabajo de Praga es un artículo donde nuestro amigo, escritor y colaborador Eduardo Moreno Alarcón reflexiona sobre la obra de Franz Kafka.

El escarabajo de Praga

«Cuando Gregor Samsa despertó una mañana de un sueño inquieto, se encontró en la cama convertido en un monstruoso insecto».

Acaso sea este párrafo inicial el más universal y controvertido que haya dado la historia de la literatura. Comienzo en consonancia con la figura del autor que concibió tal arranque para su pieza más célebre: el checo Franz Kafka.

La obra de Kafka admite tantas lecturas como críticos se embarquen en la ardua tarea de desentrañar sus misterios. Y es precisamente ese legado críptico, insólito, ambiguo, extravagante, onírico, angustioso, irónico, intenso, conmovedor, el que sigue fascinando a lectores y opinantes de todo el mundo. Sin distinción de latitudes ni de lenguas ni de edades.

Al margen de las múltiples interpretaciones que se han hecho en torno a sus creaciones (las hay para todos los gustos. Recuerdo, por ejemplo, el desprecio visceral de Eduardo Mendoza), lo que sí parece claro es que, a través de los textos de Kafka, contemplamos el reflejo de una forma única de «sentir» y «estar» en el mundo. Miedos, luchas, complejos, anhelos, sufrimientos, denuncias… Todo se entremezcla en la compleja mente del autor configurando un universo personal y peculiar. Tan influyente que ha dado pie al uso cotidiano del término «kafkiano» para denominar situaciones «absurdamente complicadas o extrañas».

Y es que Kafka aúna en su proceso creativo técnica narrativa e ingeniosa originalidad. La frontera entre lo terreno y lo fantástico desaparece bajo el poderoso influjo del mundo onírico, verdadera piedra angular de una gran parte de sus relatos. Quizás tuviera algo que ver el hecho de que siempre escribiera de noche (sacrificando su salud, pues, durante el día, el trabajo lo absorbía de tal modo que no le dejaba tiempo para escribir).

“Soy extraordinario en ver los fantasmas de la noche en el desvalimiento y en la confianza ciega del sueño, aunque también poseo la virtud de encontrármelos simultáneamente en la realidad…”

el escarabajo de praga
Ilustración de Luis Scafati. Fuente: accionarte.com

Obras y personalidad

Así sucede en piezas memorables como La transformación (La metamorfosis, según versiones), Un médico rural o La guarida, en los cuales Kafka muestra una asombrosa maestría para convertir en cotidianos hechos extraordinarios e inexplicables.

Otro elemento presente en muchos de sus cuentos (y que contrasta vivamente con su imagen de hombre triste y taciturno) es el sentido del humor, expresado mediante una ironía deliciosa, como sucede en Informe para una academiaBlumfeld, un soltero de cierta edad. En un pasaje afirma lo siguiente: «Por naturaleza siempre estamos próximos a reírnos; a pesar de todas las miserias de nuestra vida, siempre tenemos a punto una ligera sonrisa…»

El reverso lo encontramos en sus novelas, escritas en tono más grave. A excepción de América (el nombre se lo puso Max Brod, amigo y editor de Kafka. Su título en origen era El olvidado), algo más desenfadada, tanto en El castillo como en El proceso dominan las atmósferas opresivas y angustiosas. Entornos donde el ser humano es víctima de los avatares sociales más absurdos, rocambolescos e incomprensibles.

Tal vez, del mismo modo que «la vida no está hecha para ser entendida sino para ser vivida» (en palabras de Antonio Gala), la obra de Kafka no fuera escrita para ser analizada, sino sentida y disfrutada.

En una carta dirigida a Felice Bauer (con quien Kafka mantuvo una compleja relación amorosa que nunca cristalizó en matrimonio), a propósito de La condena (su trabajo más querido y apreciado), el checo se preguntaba:

«¿Encuentras algún sentido en La condena, algo coherente, consecuente? Yo no lo encuentro y no puedo explicar nada».

Aunque resulte paradójico, puede que ésa sea la forma en que debamos acercarnos a cualquiera de sus obras. Sin buscar la coherencia. Sin juicios ni prejuicios, sin abstracciones. Sencillamente, dejándose atrapar por el talento del gran checo universal. Kafka y su cosmos literario.

El escarabajo de Praga, por Eduardo Moreno Alarcón.

Tripulación CosmoVersus

Eduardo Moreno Alarcón
Eduardo Moreno Alarcón
Eduardo Moreno Alarcón (La Roda, Albacete, 1974).
Ha publicado las novelas Entrevista con el fantasma (Premium, 2015), finalista del VIII Premio de Novela Corta «Encina de Plata», La fuente de las Salamandras (Alféizar, 2017), finalista del II Certamen Alféizar de Novela, Sonata de mujer (Ojos Verdes, 2018), finalista del XXXVII Premio de Narración Corta Felipe Trigo y Apuntes del espejo (Tandaia, 2019) Premio Jerónimo de Salazar de Novela Histórica.
Sucesos del otro lugar (Gaspar & Rimbau, 2020), reúne lo mejor de su producción cuentística de los últimos diez años.
Con La proeza de los insignificantes (Premium, abril 2021), obtuvo el XIV Premio de Novela Corta «Encina de Plata».
Premiado en los Naji Naaman Literary Prizes del Líbano (2019). En 2013 ganó el II Certamen de Relatos de Terror «Sueños de Opio» y en 2012 el Tercer Premio en el Concurso de Relatos «Víctor Chamorro».
Colabora en medios digitales como la revista literaria Absolem y el portal web de literatura fantástica Cosmoversus. También ha publicado en los espacios culturales del periódico accitano Wadi-as y la Revista OP Machinery.
Su pieza teatral Los primeros emigrantes (Diputación de Albacete, 2017) fue incluida en la I Muestra de Teatro de Autores Locales, llevándose a escena en 2016. Durante 2017 y 2018 se representó su segunda obra, La pasión según San José.
Incluido en varias antologías de relatos: Efeméride, antología de Relatos de Ciencia Ficción Apolo 11 (Premium, 2020), Sueños de Opio (2012), Absolem (2013) y Guadix Primavera y Vino (2017).
Ha prologado el poemario Los anillos de Saturno (Rilke), la novela de ciencia-ficción El hombre tras el monstruo (Saco de Huesos) y el libro de relatos Sangre Negra (Alféizar).
Guionista en dos proyectos artísticos con la Orquesta Sinfónica de Albacete: El regalo de Silvia (estrenado en diciembre de 2018 en el Teatro Circo de Albacete) y el musical infantil El Guardafuentes, historia de un tritón (enero de 2019).
Desde marzo de 2018 coordina el club de lectura de literatura fantástica en la Casa del Libro de Albacete.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: