Entrevista a Darío Lavia, de ‘Cinefanía’ (Argentina)

He contactado con Darío Lavia, de la revista Cineficción, para hacerle esta pedazo de entrevista. Y lo mejor, es que es un tío majísimo y tiene muchas cosas que contar. ¿Quién conforma Cineficción, y con qué espíritu ha nacido? Esta publicación, que lleva ya cinco años en funcionamiento con otras dos publicaciones relacionadas, está teniendo éxito sobre todo en países de habla hispana.

Y es que, a pesar de la distancia, no ha sido necesario desplazarme hasta Argentina para entrevistar a un verdadero cinéfilo, rodeado de su equipo. Darío Lavia nos hablará de sus compañeros y de cómo crearon la revista de Cineficción a partir de la web Cinefanía, y después los Libros de Oro y los Breviarios. Algunos ya suenan en CosmoVersus, ¿verdad?

Entrevista a Darío Lavia

CosmoVersus. Darío, ¿qué puedes contarnos de tus inicios en el cine? Las películas y programas que te marcaron en tu infancia, novelas que has leído…

Darío Lavia. Mis inicios en el visionado de cine fueron de niño y por televisión. La primera película que recuerdo haber visto fue Taras Bulba con Yul Brynner y la primera que me aterrorizó fue El profesor chiflado con Jerry Lewis, cuya escena de metamorfosis me dejó uno de varios deliciosos traumas.

A medida que fui creciendo, pasé de anotar los títulos vistos en cuadernos a confeccionar fichas técnicas con créditos copiados a la velocidad que se podía de la pantalla de TV, luego a recortar los periódicos y las revistas, más tarde a pasar esas fichas al ordenador, después a catalogar todo en una base de datos y finalmente a publicarlo en la web, y recién ahí comenzó todo…

En lo literario, echando mano de los libros que había en la casa que eran de familiares fallecidos aunque nada vinculado con el cine, en este caso: La bastarda de Violette Leduc (no apta para niños), el Diccionario del Diablo de Ambrose Bierce con ilustraciones de Victoriano Brascó… y hasta un manual de pesca. A medida que fui creciendo me obsequiaron Cuentos de la Alhambra de Washington Irving y Ben Hur… o sea, leía lo que podía, no precisamente lo que quería.

Darío Cienficción Chucho
Darío y Chucho preparando un programa de radio.

Equipo de investigación

CV. Para las revistas de Cineficción, Breviarios, Libros de Oro… ¿qué tipo de investigación llevas a cabo?

DL. Todas aquellas que conduzcan a atraer y abrir los ojos de los amantes del cine, en un contexto en que Internet ya forma parte de sus vidas y hay que sorprenderlos de alguna manera. Por eso, para leer cosas googleables, o wikipedismos están los medios de prensa masivos. En Cineficción, con la que llevamos un lustro y hemos editado diez números, tratamos de hacer confluir contenidos con un aditamento visual que atraiga a los lectores y le piquen el bichito del coleccionismo.

Nuestra manera, creemos, es ofrecer ilustraciones en portada, stickers autoadhesivos, desplegables, cómics, todo confeccionado expresamente para cada número.Y en cuanto a contenidos, se trata de puro sentido común: ¿qué aficionado al cine querría comprar una revista que traiga contenidos que ya ha visto en otras revistas o bien que estén fácilmente disponibles en la web? Para que la revista se proyecte en el tiempo, hay que vender ejemplares. Si no se venden ejemplares, no hay revista.

Para bien o para mal, en nuestro país, esas son las reglas. Hace unos diez años, desde la web, comenzamos con la publicación del Libro de Oro en formato pdf, como un obsequio anual a los lectores del newsletter de Cinefanía (que es la web donde comencé a publicar la base de datos antes mencionada).

La personalidad de cada publicación

Poco a poco esa publicación fue cobrando importancia: primero eran los mejores artículos del año; luego fueron artículos exclusivamente para el Libro de Oro y ahora, luego de trasladarlos al papel, son libros macizos, cada uno con su temática. Actualmente tenemos el volumen 1 dedicado al Cine de horror entre 1895 y 1968, impreso a todo color y papel ilustración; el volumen 5 dedicado a Monstruos, con un potpurrí de artículos y el diccionario de monstruos; el volumen 7 dedicado al subgénero Weird Western que es un libro de reseñas y el volumen 8 titulado Shock TV que es un racconto de artículos y grillas televisivas sobre terror y suspenso en el medio televisivo.

Como valiosa premisa recogida de la publicación de la revista es que apostamos a que cada libro tenga una ilustración de portada, y en este caso, el trabajo del ilustrador argentino Pablo Canadé, que además de maestro del plumín es cinéfilo apasionado provisto de una inagotable voracidad, tanto por conocer nuevos filmes como por dibujarlos. Fruto del balance de estas publicaciones entre los lectores, es que observamos un detalle si se quiere de márketing: las revistas son demasiado baratas y los Libros de Oro más caros.

De ahí el surgimiento de una publicación intermedia que fuera lo suficientemente distinta para no cruzarse con las otras dos: los Breviarios. Sus armas estratégicas son tapas ilustradas por la artista plástica argentina Gabriela Rodas (otra apasionada del cine clásico y una artista total), los nombres de los prologuistas (que deben ser figuras de autoridad reconocidas sobre cada temática) y, por último, interior a todo color. En las tres publicaciones, sin duda, hay investigaciones ya que… ¡sin investigación, no hay contenido!


¿Qué aficionado al cine querría comprar una revista que traiga contenidos que ya ha visto en otras revistas o bien que estén fácilmente disponibles en la web?


Boris Karloff

CV. ¿Has tenido contacto con algunas figuras veteranas del cine?

DL. En 1999, cuando inauguré la web Terror Universal, escribí un email a la web Karloff.net para hacerles partícipes de que en Argentina también se rendía tributo a Boris Karloff. En una misiva breve, me respondió Sara Karloff, hija del legendario rey del terror, para agradecerme y alegrarse de que hubiera fans de su padre en estas tierras. Veinte años después, gracias a la mediación de Cortlandt Hull, pude hacerle una entrevista vía email que publiqué en Cineficción, lo cual fue como tocar el cielo con las manos.

En agradecimiento por su deferencia, pudimos enviarle a la sra. Karloff un sobre con el ejemplar de la revista en que publicamos su entrevista y, de sorpresa, un breviario de Boris Karloff con prólogo de Carlos Díaz Maroto y portada ilustrada a mano por Gabriela Rodas. En su email para agradecernos ese envío, se sorprendió al ver el breviario porque había fotos de películas de su padre que ella no conocía… al leer eso, ¡imagínate como me castañeteaban las rótulas entre sí!

A esta anécdota, pequeña en el mundo del fandom pero gigantesca para mí y para Cineficción, se suman historias similares con Julie Adams, Udo Kier, Judy Matheson, Caroline Munro, Martine Beswick, Veronica Carlson, Helga Liné…

Darío cineficción luis gasca
Darío con don Luis Gasca en la inauguración de la exposición “Naschy: Una autobiografía en imágenes”, en la XXX Semana de cine fantástico y de terror de San Sebastián

Cineficción en equipo

CV. Cuéntanos algo sobre el equipo de vuestras revistas: ilustradores, redactores, diseñadores…

DL. Una de las premisas fundamentales para atraer lectores es sintonizar su sensibilidad a través de las tapas. Por eso, en vez de atiborrarlas con textos, como hacen las revistas profesionales, aprovechamos que no tenemos competencia y dejamos que la ilustración diga lo que tenga que decir, sin más textos que el título de la revista y una línea acerca del tema de cada número. Todos los ilustradores que colaboran lo hacen desinteresadamente, más que nada, llevados por la pasión por el cine y el ansia de ver su trabajo publicado en papel.

Hemos publicado ilustraciones de portada de Pablo Canadé, Gabriela Rodas, Elmo Rocko, Miguel Ángel Collado y Diego Puglisi. Últimamente se han sumado dos artistas de Rosario, Santa Fé, Argentina: Esteban Tolj y Diego Fiorucci. Todos ellos tienen técnicas y estilos diferentes, con lo cual, cada uno aporta su sello particular y atractivo en la revista.

Redactores e ilustradores

Como todos manifiestan carácter afable y están lejos de la vanidad y ego inflamado de muchos artistas, en cada número es un gran placer trabajar con cada uno de ellos. Respecto de los redactores, una de las cosas que hemos descubierto, ya desde los comienzos del primer libro de oro, es que para pasar a la letra impresa, es mejor que esa letra tenga fundamento de autoridad al respecto.

Y para ello es preciso ver mucho cine, cosa que hoy, ante la vertiginosidad de todo, muchos jóvenes no disponen del tiempo o la atención para dedicarle. Así que, a lo largo de los años hemos formado una especie de seleccionado de plumas, tanto de Argentina como España y hasta Chile, Estados Unidos y Gran Bretaña.

Trabajo de hormiga

De la diagramación me encargo yo mismo, ya que mi socio Juan Moyano se ocupa de la supervisión y corrección, ya que cuatro ojos ven mejor que dos. Luego también está la tarea que nadie quiere hacer y que sin eso, no existiría revista ni libro, que es la distribución, que hago personalmente yendo a cada librería o tienda de cómics o bien, enviándolas por correo a los puntos de venta del interior del país.

Es un trabajo hormiga que, al exigir andar la calle, supone riesgos, pero no hay nada más satisfactorio que ver la propia publicación en la vidriera o escaparate de una librería. Estar todo el tiempo dentro de casa es bastante seguro pero, por otro lado, es un atajo a la alienación… y salir con tu propia obra encima es un interesante requisito de equilibrio.

CV. ¿Cómo os organizáis para elaborar cada número de las revistas?

DL. Planificamos el tema de cada número con bastante tiempo, como para que Pablo Canadé tenga tiempo de confeccionar la ilustración para el desplegable central, que es la columna vertebral sobre la que se va construyendo cada número. Del tema seleccionado, buscamos un artículo base, una entrevista ilustre y algunas notas complementarias; de ahí vamos armando el resto. Al principio, nos parecía complicado pero a medida que ha pasado el tiempo observamos que a través de festivales, entrevistas que hacíamos para la web o coberturas de lanzamientos, resulta que los contenidos van fluyendo y, al cabo de dos o tres meses, teníamos material de primera.

darío cineficción
Con El Abuelito y Juan Carlos Moyano

Como todos [los ilustradores] manifiestan carácter afable y están lejos de la vanidad y ego inflamado de muchos artistas, en cada número es un gran placer trabajar con cada uno de ellos.


CV. ¿Qué impacto mediático crees que tienen vuestras revistas en todo el Globo y allá donde se difunden?

DL. En Argentina afortunadamente nos recomiendan en el programa televisivo TN Tecno, conducido por Federico Wiemeyer y Santiago Do Rego; en radio nos recomendaron Alexis Puig en Radio Pop y Sebastián De Caro en radio Vorterix, medios de gran alcance que llegan a todo el país. El motivo es porque estos comunicadores sociales sintonizan la misma sensibilidad a la que está dedicada la revista, por eso asumen que vale la pena recomendar la revista y el resto de nuestras publicaciones. De esta manera se consigue vencer una de las grandes dificultades de toda publicación independiente: la difusión más allá del boca en boca de los seguidores que ya la conocen.

Viaje a España

CV. Hace muy poco habéis estado en España. ¿Qué motivos os traían?

DL. Nuestro primero y único viaje hasta el momento ha sido hace un par de meses en ocasión del festival Nocturna Madrid 2019 en la que presentamos el #10 de la revista, y de la XXX Semana de Terror y Fantástico de San Sebastián, en la que nuestros ilustradores participaron aportando su granito de arena a la exposición “Naschy: Una autobiografía en imágenes”.

CV. ¿Qué os habéis llevado de España en esta visita?

DL. Bueno, en esta visita volvimos con las maletas hasta el tope llena con libros, revistas, fanzines y ¡hasta una botella del vino “Naschy”! En San Sebastián conseguimos ejemplares de los libros editados por la Semana, ejemplares de 2000Maníacos, muchos obsequios de los amigos de ultramar, colaboradores todos de nuestras publicaciones…

La verdad quedamos más que satisfechos, no solo por el viaje y todas sus alegrías sino también por los sacrificios acometidos durante todos estos años en nuestro país cuyas adversas condiciones económicas y sociales hacen que sacar una publicación en papel cobre carácter no solo de desafío sino de epopeya. Los lectores están bastante castigados por una crisis económica que ya lleva la friolera de 12 años, así que imagínate, imprimir se hace, cada día que pasa más, más cuesta arriba.

CV. ¿Qué acogida han tenido vuestras publicaciones en nuestro país?

DL. Creo que bastante buena. A los pocos días ya nos quedaban pocos ejemplares de Cineficción así que tuvimos que empezar a escatimarlos para que nos alcazaran para cada uno de nuestros colaboradores. En Madrid tenemos dos puntos de venta donde los Libros de Oro se han agotado al poco tiempo. Estas pequeñas evidencias de interés por la revista y los libros son para nosotros, desde este lado del Océano, un estímulo invaluable.

darío cineficción
Breviarios de Cinefanía

CV. ¿Qué recompensa crees que estáis recibiendo con el trabajo en Cineficción en general?

DL. La satisfacción del reconocimiento, que no es poca cosa. En general, la gente tiende a no sentirse atraída por productos independientes ya que si no tiene pauta publicitaria en los medios masivos o no tiene promoción en la vía pública – interpretan- debe tratarse de algo mediocre y, al no estar respaldado por una gran empresa, debe ser malo. Tal es el mecanismo de un prejuicio y la única forma de vencerlo es desde cada persona misma, no es válido combatirlo desde fuera, sino que cada uno debe quebrar ese prejuicio por sí mismo.

Ahora bien, una vez que los lectores superan esa barrera y se animan a conocer la publicación, se convierten en seguidores leales que la esperan con ansias y, al ser exigentes respecto a los contenidos, son los mejores jueces que se puede tener para evaluar el trabajo. Esto se percibe en diferentes ámbitos. Te doy un ejemplo: hace un año estaba terminando de diagramar los dos últimos breviarios de Iconos del horror y mi aspiración era que los prólogos fueran firmados por dos estudiosos en la materia a nivel mundial.

Eventos de cómic y convenciones

Debido a que tenía los plazos encima y la idea era llegar con ejemplares para presentar en Argentina Comic Con, una vez terminado el engorroso trabajo de maquetación, mandé una versión pdf rogando la evaluaran para potencial prólogo a Steve Joyce, estudioso del cine mudo que había publicado un ensayo sobre las adaptaciones de Jekyll y Hyde silentes en un Journal dedicado a Stevenson de una universidad escocesa; y a la vez envié un pdf del breviario de Drácula a Frank J. Dello Stritto, autoridad sobre vida y carrera de Bela Lugosi y autor de varios libros sobre la materia.

La especulación era que los autores se tomaran su tiempo o no pudieran (o no se animaran, al estar los pdf en un idioma ajeno)… en caso contrario, ¿qué hacer? ¿A qué autor recurrir? En caso de tener que pedir prólogo a otro autor más “accesible”, ¿cómo serían sus tiempos? En medio de esta incertidumbre, era el fin de semana largo de Pascuas… vaya a saber, los planetas se alinearon y en el lapso de 48 horas ambas eminencias me enviaban sus textos y para el lunes tenía todo maquetado y corregido. Ni yo mismo podía creerlo.

CV. Para tu labor de investigador, ¿viajas mucho a otros países?

DL. Al decir verdad, salvo por un par de viajes a Uruguay, este fue el primer viaje importante de mi vida, así que como tal, junto a Juan Moyano decidimos que debería ser un viaje de estudios. Así que, durmiendo la cantidad de horas estrictamente necesaria para mantener la salud, nos abocamos a aprovechar cada día para y por el cine, yendo a los puntos de venta a reponer ejemplares, a realizar entrevistas, a una proyección, a una rueda de prensa, o a encontrarnos con colaboradores a quienes hasta el momento no conocíamos en persona. Fueron apenas nueve días pero fueron inolvidables.

darío cineficción
Presentación de los ‘Breviarios de Cinefanía’ en Argentina Comic Con. En pantalla: Lon Chaney; panelistas: José María Marcos, Marcelo Pocavida, Darío Lavia y Juan Carlos Moyano

CV. No solo de terror se vive, ¿verdad? Existen otros géneros que tienen cabida en vuestras publicaciones.

DL. Por supuesto, personalmente me encanta todo el cine, pero no se puede volcar el mismo afán de investigación y cobertura a todo por igual, de ahí que inicialmente segmentara por géneros la base de datos de Cinefanía, a cuya web primeramente publiqué datos de películas de terror, ciencia ficción y fantasía; con el correr de los años he ido agregando misterio, thriller y bueno, lo último agregado fue western, en base a lo cual pude rastrillar los títulos del género con elementos fantásticos para elaborar el respectivo libro de oro.


En general, la gente tiende a no sentirse atraída por productos independientes ya que si no tiene pauta publicitaria en los medios masivos o no tiene promoción en la vía pública – interpretan- debe tratarse de algo mediocre y, al no estar respaldado por una gran empresa, debe ser malo. Tal es el mecanismo de un prejuicio.


Argentina Comic Con

CV. He visto un video reciente donde estáis en la Comic Con de Argentina. Coméntanos un poco sobre vuestro periplo en convenciones y eventos de este tipo.

DL. Nuestra primera incursión en la convención de cultura popular Argentina Comic Con fue gracias a Ramiro San Honorio, organizador de las charlas del salón de actividades en la que debutamos presentando el Libro de Oro Shock TV, en el 2017. Gracias a Roberto Schenone, director de Argentina Comic Con, hemos participado desde entonces en cada edición del multitudinario evento, mostrando nuestras publicaciones en un stand que compartimos con nuestros ilustradores.

Como te decía antes al respecto de la difusión en medios masivos de comunicación, algo que para cualquier emprendimiento independiente es impensable, Argentina Comic Con nos permite estar frente a la vista de unas 90 mil personas que la recorren durante los tres días de su celebración. Hay otro evento que nos da lugar que es el Festival Buenos Aires Rojo Sangre, que se realiza desde hace veinte años y que año a año nos permiten presentar nuestras publicaciones.

En este ámbito, más intimista, realizamos presentaciones que son un poco de todo: hay charlas, proyecciones, lectura de glosas, proyección de cortos silentes con acompañamiento musical en vivo, performances… es una especie de epifanía de cine, y son presentaciones para las que se trabaja y se comprometen muchas voluntades.

Stand de Cineficción en la cobertura TN Tecno de Argentina Comic-Con 2019

Cineficción en la Radio

CV. No solo trabajas en las revistas, sino en un programa de radio, Cineficción Radio, en Baires City Radio, junto a Chucho Fernández e invitados. ¿Qué satisfacción te aporta este otro medio artístico de divulgar tu trabajo?

DL. Otra cosa impensable hace nueve meses y que ahora cumplimos 30 programas al aire. La idea surgió de Chucho, actor de carácter cuya relevante carrera en el cine argentino lo ha convertido en especialista en roles antagónicos y de villano. En mi caso, venía participando de otros programas haciendo columnas acerca de cine, como los tres años en El Pacto Copérnico, el programa de Hernán Moyano y Rodrigo García Ferreyra, pero nunca había confeccionado un programa entero. Así que, tomando la premisa de la revista que es confeccionar contenidos eso mismo es lo que tratamos de acometer con este programa.

Hace muchos años, con mi amigo Patricio Flores, organizábamos proyecciones que siempre incluían lecturas en vivo. En aquella época nos hacía falta algún actor para leer las glosas. A veces conseguíamos actores y nos hacían el favor, pero cuando Chucho se nos acercó, primero como lector y luego ofreciéndose para colaborar desinteresadamente, era el hombre que necesitábamos. Ahora, en cada programa, a veces me entusiasmo y le preparo más lecturas de las que él puede preparar en un breve lapso ya que sale todos los domingos y eso significa pocos días para preparar cada programa.

Preparando el programa

Hay que elegir lecturas, preparar entrevistas, buscar música de acompañamiento para las lecturas… para ello, al igual que en todas nuestras publicaciones, recurro a los libros. Y cuando no, entro en la web para buscar pasajes de obras que no tengan traducción a nuestro idioma, y ahí está, eso requiere más tiempo para traducir y pulir los textos ya que al aire no se puede leer literalmente lo que está escrito, hay que adaptarlo. En fin, el único motor de este emprendimiento es la pasión por el cine, creo que no hay otro, salvo, la adrenalina de experimentar cosas nuevas.

Cineficción Radio también puede escucharse en diferido en la plataforma Ivoox, pinchando en este enlace.

CV. Explícanos el proceso de creación de cada programa de radio.

DL. Como yo nunca he conducido un programa de radio, prefiero no abandonar todo a la espontaneidad e improvisación, sino que preparo también textos para mí en los que trato de concentrar el desarrollo en una o dos ideas. Y, al igual que los textos de los breviarios, me gusta citar a los autores de las bibliografías, especialmente si previamente son colaboradores. En la radio profesional hay productores que arman los contenidos y consiguen a los entrevistados que, por ejemplo, cuando son vía telefónica, ya tienen todo preparado para que al momento del programa la comunicación esté lista.

En nuestro caso, para evitar imprevistos, prefiero mandar las preguntas de antemano y que los entrevistados graben sus respuestas por el medio que les sea más cómodo y en un rato que tengan libre. De esta manera no los obligamos a estar pendientes en los horarios del programa (que en España son cuatro o cinco horas de diferencia). Todo es como una puesta en escena, tal y como el cine mismo.

Darío, Chucho y Cía

El proceso se inicia con la lectura de relatos o novelas, prestando atención a pasajes que puedan servir para el programa; luego con la selección de textos a Chucho, solo puede dedicar los tiempos libres que le deja su incierta profesión (a veces, le surge un papel en la TV o un rodaje y tiene que ausentarse día completo, dos o tres días).

Chucho lee cada texto con los acompañamientos musicales, les hace sus anotaciones dramáticas, con pausas y separaciones de las oraciones, y bueno, al final esto es como decía Jean Renoir al respecto del cine: nunca sabes cómo va a quedar un bloque hasta que no lo haces y lo escuchas… Es un proyecto que, además de todos estos estímulos, surge en un momento del país en que la crisis nos ha hecho naturalizar la pérdida o sacrificio de espacios, con lo cual, tener un espacio radial propio en el cual dar la palabra y el micrófono a nuestros redactores e ilustradores, es otro sueño hecho realidad.

Y ahora os dejo en paz porque estoy confeccionando un programa de horror polar y la lectura del relato de John W. Campbell Jr. Who Goes There? me llama con incierto y mutante hechizo…

Darío Lavia confiesa… ¿Quién mueve los hilos en Cineficción?

Esto es como La sombra, el personaje del pulp, si bien La sombra es Lamont Cranston, tiene incontables aliados a los que el protagonista recurre en tal o cual momento, gente que colabora por la causa, porque en el pasado Lamont Cranston les hizo un bien o les dio una mano con algún problema. Todos los que colaboran en Cineficción, columnistas, ilustradores, emisarios, libreros, todos son parte del equipo, que es la única forma de que un proyecto así se prolongue en el tiempo. Ningún hombre es una isla. Todos necesitamos de todos.

Y hasta aquí nuestra conversación con Darío, que amablemente se ha ofrecido a darnos las claves de su trabajo, un trabajo que ha llegado a España y podéis difrutarlo en vuestras carnes contactando con La Mansión del Terror, la tienda de terror de Madrid (barrio Carabanchel). Unas publicaciones de calidad, como he dicho en otras ocasiones, completas y únicas. Hasta pronto Darío, espero que en vuestra próxima visita podamos vernos.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

3 comentarios sobre «Entrevista a Darío Lavia, de ‘Cinefanía’ (Argentina)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *