CosmoVersus

Revista de ciencia ficción y cultura

La ciencia ficción de Nilo María Fabra (1843-1903)

Hace unos meses descubrí a un nuevo autor “olvidado”. Español, cómo no. Parece que ser escritor “español” últimamente se relaciona mucho con el olvido. Sobretodo si añadimos otros factores, como “ciencia ficción” y “siglo XIX”. Pero ¿quién es Nilo María Fabra? Parece que su nombre inspira aburrimiento, seguro que mucha gente lo ha pensado. Es un nombre que no mola. Pues sus cuentos y relatos de ciencia ficción, distopía, fantasía; sus fábulas y otros escritos podrían haceros arrepentir de no haberle prestado antes la atención merecida.

Cuando se inicia una cadena de acontecimientos es difícil detenerla. Así pues, una vez que empiezas a conocer a nuestros autores olvidados que iniciaron la ciencia ficción en España, principalmente en el siglo XIX -entre los que se cuentan hombres y mujeres cuyos nombres quizá sí que os suenen-, vas saltando de libro en libro, de referencia en referencia, porque a todos los unen un hilo conductor. De este modo, en esta ocasión Nilo María Fabra ocupa otro lugar importante en el fenómeno primigenio de la literatura cifi española.

Nilo María Fabra nació en Blanes (Gerona) y fue -atención-: periodista, escritor y político, llegando a ocupar puestos de senador y diputado, además de pertenecer a la Real Academia de la Historia. Creó la primera gran agencia de noticias en español, la Agencia Fabra, que en décadas se fusionaría con otras formando la tan conocida y actual Agencia EFE (¡toma ya!). En este aspecto, sus conocimientos en los medios de comunicación y periodismo le dieron la herramienta básica para sus relatos distópicos y ucrónicos, entre otros. Pero lo que más me importa en este artículo, son sus relatos de fantasía y ciencia ficción.

Lo mío me ha costado conseguir leer los volúmenes principales para este caso, ya que ha sido muy difícil encontrarlos para leer online. Sin embargo, conseguí acceder a uno personalmente en la Biblioteca del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de Madrid, concretamente al volúmen Por los espacios imaginarios -con escalas en Tierra-. Un volumen de 1885, que, curiosamente, tenía un defecto de imprenta: las páginas no estaban guillotinadas, se encontraban juntas. Y hasta ahora nadie -según me comentaron-, se había interesado, por lo que así ha permanecido. Lo abrieron para mí, claro. Por un lado me sentí mal. Era como arrebatar al libro su atributo máximo, su personalidad intacta.

Claro está que no me lo pude leer, habría necesitado horas. Pero conseguí llevarme un recuerdo, una foto de la portada, con permiso de los allí responsables, y de algún detalle del interior, para poder así observar con detenimiento ese ejemplar jamás abierto en 133 años.

por los espacios imaginarios nilo maría fabra
Ejemplar consultado en la biblioteca, de 1885.

Es una lástima que la edición no contara con una portada en condiciones, como otras de las obras del autor, y se presente como una lámina mecanografiada, sin más, con el título, el contenido y el editor. Pero por suerte, la editorial Gaspar&Rimbau presentó en el mes de octubre la reedición de las obras de ciencia ficción y fantasía de este autor, en un solo tomo y en una edición de envidia -a la que todavía no he podido acceder, pero la tengo pendiente-: se trata de Cuentos Ilustrados Completos, que comprende:

Por los espacios imaginarios (con escalas en la Tierra), 1885.

Cuentos Ilustrados, 1895 (que da la portada a la nueva edición de Gaspar&Rimbau).

Presente y Futuro, nuevos  cuentos, 1897.

Al igual que ocurre con las otras obras de pioneros de la cifi española que esta editorial está restaurando y reeditando para el público desconocedor y entusiasta de nuestra historia literaria, debemos atenernos a la cultura y entorno del autor, a la propia época. No es un coronel Ignotus ni un capitán Sirius, ambos abiertos ya a otra época y cultura. En Fabra todavía encontramos ese ciudadano sumamente español, religioso, tradicional, popular y culto de la España de finales del siglo XIX, pero que tan hermosamente plasma en su ingenioso estilo narrativo, ágil como periodista; observador como político; moral como católico.

La lectura de Fabra resulta placentera porque es un testimonio del pasado cercano de España, tanto si conocemos o no nuestra historia, tanto para el lector español como para el no español. Este es, quizá, el punto a favor y en contra de la narrativa de Fabra, punto que ha obstaculizado su internacionalización, posiblemente.

No obstante, hay otros cuentos con menos ingredientes populares o característicos de nuestro país, como Teitán el soberbio, ubicado en un siglo muy muy lejano al nuestro en el futuro, en el cual un caudillo que reina sobre todo el mundo, Teitán, aburrido de poseer el poder sobre todas las cosas, quiere también poseer el pensamiento de sus vasallos para asegurarse que le son fieles. Un adelantado relato con dos vertientes: la social, donde asistimos al nacimiento de un primitivo Gran Hermano, y la científica, pues el aparato para leer el pensamiento es descrito con pomposidad científica, pese a que sea sencillamente pura imaginación.

O el ejemplo de la Destrucción de Barcelona, donde un cómico científico llamado doctor Puff, adelantado a su tiempo, prevee exactamente el momento de las catástrofes naturales como terremotos, avisa de la inminente desgracia para la ciudad condal española, con el caos consiguiente y, por fin, el absurdo del resultado, crítica  de los adelantos científicos, no me cabe duda.

Y otro de los diferentes temas que encontramos en esta obra, son los distópicos El desastre de Inglaterra en 1910, que cuenta la caída del imperio británico, espesamente narrada como un artículo periodístico. O, para terminar, Lo presente juzgado por lo porvenir (en el siglo XX), que hace un resumen de los inventos que en el siglo XX han conseguido facilitar el bienestar en España, con la consiguiente prosperidad para la nación y la población a nivel económico y moral.

Si bien los relatos resultan muy breves, pero embuchados de datos, tienen mayor posibilidad de desarrollo, por lo que queda la sensación de que se quedan cortos. Es verdad que Fabra se ciñe a lo que desea decir, va al grano, como las fábulas con moraleja -que además, usa mucho en algunos otros cuentos, como El premio grande-, y deja a medias las ganas del lector. No sea este un problema a la hora de disfrutarlo. Esta colección de cuentos, recuperada del polvo del primer caldo de la proto-ciencia ficción es un buen ejemplo de lo que España ha llegado a crear y a adelantar en materia literaria de género.


©Comentarios de relatos, por Alberto García.

A continuación presento algunos comentarios de Alberto García, experto en proto ciencia ficción y director del podcast Verne y Wells, ciencia ficción, donde habla y profundiza un poco más sobre el transfondo de algunos de los relatos de Nilo María Fabra.

©El triunfo de la tecnología o un viaje a la República Argentina en el año 2003

Otra de las narraciones de Fabra que posee similitudes con las de Julio Verne es Un viaje a la República Argentina en el siglo XXI. Es un viaje en el año 2003 de España a Argentina. Trenes de alta velocidad, túneles submarinos que enlazan continentes, submarinos eléctricos al estilo del Nautilus verniano, tubos neumáticos, tranvías aéreos al estilo de las máquinas voladoras imaginadas en las ilustraciones de Albert Robida, transportes que poseen las comodidades y la estética decimonónicas con un aire steampunk van desfilando junto con descripciones de una ciudad de Buenos Aires que posee las maravillas de una urbe cosmopolita llena de transportes eléctricos, calzadas rodantes y la llegada de submarinos transatlánticos.

Los confortables vagones de los trenes de alta velocidad sobre raíles de aluminio, el material dúctil del futuro para Fabra y los amplios camarotes en los submarinos, que en poco más de dos días atraviesan el Atlántico, contienen el lujo y la belleza de artesonados, forjados, luces eléctricas y vastas bibliotecas parlantes y visuales.

Nilo María Fabra no olvida saldar cuentas imaginarias con las potencias anglosajonas como los Estados Unidos. España y las naciones hispanoamericanas derrotan a los yankees consiguiendo que San Francisco, y por ende California, pase a México. España es una potencia con territorios en África y el peñón de Gibraltar vuelve al suelo patrio.

©La guerra de España contra los Estados Unidos (1895-1897)

Si El desastre de Inglaterra en 1910, es un relato de corte revanchista contra Inglaterra, La guerra de España contra los Estados Unidos no lo es menos contra los Estados Unidos. Fabra, que vivió como ciudadano, periodista y político el conflicto de Cuba desde su juventud hasta su vejez, recrea el triunfo de una España que es capaz de hacer pasar por las horcas caudinas a una nación, Estados Unidos, que a sus ojos adolece de lo que posee España: patriotismo. Ese patriotismo es garantía de triunfo ante el coloso norteamericano.

Las guerras de Cuba son la puntilla para el pequeño y frágil imperio español. Nilo María Fabra recurre a la guerra imaginaria para insuflar a sus contemporáneos un espíritu que podría ser catalogado de numantino.

El argumento de La guerra de España contra los Estados Unidos nos presenta una sociedad norteamericana en la que la población de origen afroamericana es excluida y los poderes políticos de Washington incitan la rebelión en Cuba para poder, tras la independencia, trasladar a su población afroamericana a la isla.

Al igual que ocurriera en la realidad de 1898 un navío militar de Estados Unidos es hundido y es casus belli para el inicio de hostilidades con España. La estrategia española será la guerra del corso junto a un enfrentamiento de las dos escuadras enemigas que se salda con la victoria española. Aunque los norteamericanos desembarcan en Cuba son rechazados por los bravos españoles que poseen lo que para Fabra es fundamental en toda guerra, el espíritu de sacrificio y patriotismo en los soldados.

Las derrotas de Estados Unidos producen el caos en el gigante americano y al final se firma la paz entre las dos naciones.


*Agradecimientos a Teresa Mañanes, del servicio de biblioteca, área de documentación y publicaciones de la biblioteca del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de Madrid, por facilitarme el acceso al libro consultado, así como a todo el equipo que tan atentamente me permitió dicha consulta.

*Los comentarios de Alberto García son extractos de su artículo Nilo María Fabra: un precursor de la ciencia ficción en España (agosto, 2018), y forma parte del prólogo de Cuentos Ilustrados Completos (Editorial Gaspar&Rimbau, 2018). Los textos marcados con © son autoría exclusiva de Alberto García.

fabracuentos
Cuentos ilustrados completos. Nilo María Fabra.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *