CosmoVersus

Revista de ciencia ficción y cultura

La Noche de Difuntos y otras tradiciones sobrenaturales

Llegar al 31 de octubre ya nos hace pensar, automáticamente, en asesinos sobrenaturales, monstruos, calabazas en llamas, sangre, horror, brujas, miedo… pero en realidad, ni siquiera el Halloween que nos han impuesto es eso. Acostumbrados a tanta chorrada deformada, he creído conveniente, este año, acercarme a las gentes de mi alrededor y que me cuenten un poco sobre otras tradiciones del 31 de octubre al 2 de noviembre o ajenas a estas fechas, tanto dentro como fuera de España.

Porque no viene mal que en esos días en que las almas nos visitan y las fuerzas mágicas, incluso perversas, pueden colarse por estos lares donde los vivos nos meneamos tan ignorantes de lo que hay más allá, podamos disfrutar un poco de esas cositas tenebrosas y macabras que tanto nos atraen. Pero a veces, no hace falta ir tan lejos en las pesadillas que nos invaden. En ocasiones no son tan retorcidas como creemos. Por eso, me he acercado a gente cercana a mí y familiares para saber qué guardan esos lugares oscuros de nuestra España, y, por qué no, de otros países.

EL LOBIZÓN y otros misterios de Uruguay. Por Sebastián Arias, de Horror Cósmico y El Loco de la Motosierra.

La leyenda del Lobizón viene realmente desde Europa, a través de los españoles inmigrantes de Asturias y Galicia. El séptimo hijo varón de una familia no bautizada nace maldito, y los viernes de Luna Llena se convierte en lobo. En esa época era fácil que una familia tuviera tantos hijos. Con las mujeres pasa lo mismo, pero en lugar de lobas son brujas. Otras versiones hablan de que la transformación es en un animal, no solo un lobo. Podría convertirse en caballo, por ejemplo.

Además, para que la maldición surta efecto, no solo tiene que ser varón el séptimo hijo, sino que los seis anteriores también. En el caso de la mujer, para ser bruja, debe pasar lo mismo, el resto deben ser también mujeres. Esta tradición tiene raíces gaélicas. En Uruguay está muy extendido, yo tenía libros sobre el Lobizón allá.

Unos videos para ampliar la leyenda del Lobizón.



También tenemos mucha tradición masónica, con las logias y edificios. Y por extensión, no solo la religión cristiana, sino la africana, como la Umbanda. Es una mezcla de santería entre tradiciones africanas y cristianas. Una deidad importante es la diosa del mar Jemanjá. En febrero se celebra su culto.

La Luz Mala es una historia gaucha, donde una luz fluorescente se eleva desde el suelo por las noches. Los que la vean encontrarán tesoros y artefactos indígenas bajo ella. Pero una vez que te haces con ellos, surge un gas letal para matar a quien se atreva a tomar esos tesoros. Supuestamente, la luz son almas perdidas de personas que no fueron bautizadas en el cristianismo. Si bien, en Uruguay no existe tradición del Día de Difuntos o Noche de las Ánimas, como en España.

Para terminar, tenemos la leyenda del Fantasma de Horacio Quiroga, escritor y poeta, considerado el Edgar Allan Poe uruguayo, que se suicidó en 1937 durante su exilio en Buenos Aires. Tras huir de las tragedias en su localidad natal, Salto, es posible que en sus últimos días quisiera enmendar su ausencia en su ciudad amada. Por este motivo es que se cree que se aparece, precisamente, en Salto. En las casas donde vivió, diferentes personas lo han visto deambular por los pasillos envuelto en una manta roja, esta en la Calle Uruguay. Y en la Avenida Viera, se le ha visto en la Escuala al Aire Libre, mostrándose a los caseros, los niños y cocineros del centro, sentado en una silla junto a una estufa. Su aspecto es demacrado, como en sus últimos días, de mirada triste y perdida. También se le ha visto en la Costanera Sur, en los alrededores de su Mausoleo, donde se hallan sus cenizas. Algunas gentes dicen haberlo divisado en su bicicleta con la camiseta del Club Ciclista Salteño.

El-escritor-Horacio-Quiroga
Horacio Quiroga

Leyendas y costumbres de Isso, pedanía de Hellín (Albacete). Por Vicente Sagredo Rubio.

Hace poco hablé con mi primo Vicente, que se encarga de la biblioteca de Isso, una pedanía perteneciente al Ayuntamiento de Hellín, en Albacete. Por esos lugares, se cuenta que el día 2 de noviembre debes hacer la cama temprano para que no se te metan las ánimas.

Respecto a los Danzantes de Isso, no son solo un grupo de bailes regionales, sino que son el legado de los antiguos danzantes que se remontan siglos atrás. Se les otorgaba un carácter funerarioporque pedían dinero para las ánimas, pero realmente pedían para la Cofradía de las Ánimas. También se cree que el Día de Todos los Santos danzaban en el cementerio para rogar por las ánimas.

Los danzantes de Isso – Animeros y veladores de difuntos. De “El archivo de la memoria”.

Danzantes de Isso. De “Historia de Isso”.

Según un libro de José Antonio Iniesta Villanueva y Juan Francisco Jordán Montes, se dice que

“Existe constancia de brujas en el barrio de Pero Paile, en Isso. La leyenda narra que las brujas iban por el aire con guitarras y bandurrias, y aparecían el día de San Silvestre. Con frecuencia robaban a los campesinos que caminaban por la montaña y se les sentía por un murmullo sordo a modo de postizas y castañuelas que delataba su presencia”.

Ritos mágicos y tradiciones populares de Hellín y su entorno (1989).


Leyendas de Venezuela: el Silbón y la Sayona. Por Pedro Arteaga.

Según me cuenta Pedro, natural de Venezuela, en los Llanos existe una leyenda, el Silbón, un alma en pena que parece un gigante. Silba con un tono semejante a las notas musicales en ascendente. Si lo escuchas lejos, es que está cerca. Y si lo escuchas cerca, es que está lejos. Huye de los perros, pues fue asesinado por una jauría. Castiga a los borrachos y mujeriegos. ¿Por qué?

Se dice que el Silbón era un joven que asesinó a su padre por mujeriego. Pero en represalia, su abuelo lo lanzó a los perros a que lo devoraran. Desde entonces, el Silbón carga un saco de huesos que hace sonar por las noches. No te portes mal, no te emborraches. El Silbón puede estar al acecho, aunque no siempre ataca a hombres ebrios, sino a inocentes también. A continuación, una dramatización sobre la leyenda.


En cuanto a la Sayona, es otra alma en pena que también persigue a los hombres mujeriegos. Todo empezó cuando Casilda mata a su madre y a su marido, pensando que los dos eran amantes. Pero antes de morir, su madre la maldice. Casilda portaba un sayal negro, de ahí su nombre. Puede convertirse en otros animales, como un lobo. Es una figura hermosa de negros cabellos, largos. Su grito es aterrador. Y mejor no te encuentres con ella. La Sayona es otra leyenda de los Llanos de Venezuela, una región fronteriza entre Venezuela y Colombia, particularmente llana, sin pendientes, y tiene dos estaciones, una de intensas lluvias y otra de sequías. Os dejo otra dramatización recomendada por Pedro. Naturalmente, existen versiones que difieren en algunos detalles, pero la historia siempre es la misma.


El Cortijo del Duende, Salobre (Albacete). Por Pepe Carrión, fotógrafo.

Se dice que en el cortijo de El Duende, en el pueblo de Salobre, en la sierra de Alcaraz de Albacete, una casa deshabitada desde hace décadas, hay un duende encerrado. Dígase espíritu, presencia paranormal… que esta casa está encantada. Y no viene de hace poco, no, ya hace muchísimo tiempo, que corre el rumor. A pesar de que no hay nada probado, la leyenda ha sido suficientemente sólida para que haya calado entre sus vecinos, que hasta le han hecho una canción:


El cortijo se halla, además, en un enclave para que la leyenda tome más vida: es un paraje en el Estrecho del Hocino, una carretera —hoy cortada, solo puede transitarse a pie— que transcurre por un hermoso desfiladero, en realidad una microrreserva natural de flora y fauna. Pasado el Hocino, en sentido desde Salobre, te encuentras la casa, a la derecha, justo al pie de las rocas. Allí Pepe ha estado una noche, y ha captado esta inquietante foto que os muestro más abajo, pero cada cual que saque sus conclusiones. Hace muchos años, en una noche de tormenta, estuve por allí, refugiado en el coche, a merced de la oscuridad, acompañado de los rayos que iluminaban el campo, el cielo y la tierra, los árboles y el Estrecho… ¿quién me dice que el duende no estaba por allí, asomado a la ventana, esa ventana que, sin que haya nadie, se abre sola, lentamente? ¿Será el viento?

Asimismo, podéis admirar, en la siguiente foto, la belleza del lugar, de los parajes de Salobre, en plena Sierra de Alcaraz, un enclave histórico, de rutas naturales.

whatsapp-image-2019-10-28-at-22.13.20.jpeg
El cortijo del Duende, Salobre. Foto: Pepe Carrión.

Este es mi curioso recorrido para estos días de leyendas populares, de cultura milenaria, para contrarrestar un poco la fiebre de Halloween, que ya se ha asimilado como nuestra, sin tener más raíces en nuestra cultura que, quizá, las ancestrales raíces del norte de Europa, como ya comenté hace unos años en esta entrada para comprender un poco de dónde viene esta festividad Norteamericana que no tiene que envidiar nada a la polifacética y variada Península Ibérica u otros países del mundo. Pero esta no es más que una minúscula muestra de lo que los ancestros nos han legado.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *