CosmoVersus

Revista de ciencia ficción y cultura

‘Las literaturas de kiosko’ (1975), por Francisco Alemán Sainz

Perdido en una librería de segunda mano encontré este librito, Las literaturas de kiosko, de Francisco Alemán Sainz, murciano escritor y divulgador. En una España donde las cosas eran muy diferentes a como son ahora, Alemán salió en defensa de estas historias -y sus autores- que se vendían por tiradas y en la calle, despreciados de las librerías.

Este libro es un ensayo y repasa con agilidad los nombres de autores y sus personajes más rimbombantes que tuvieron su auge y público en las ediciones que se vendían en kioskos en nuestro país. Es una visión ya antigua a nuestros ojos del siglo XXI pero actual y tristemente realista en su época (1975).

Al principio asistimos a una defensa apasionada de la letra “K” en el sustantivo kiosko, que parece que Alemán adora en esta forma original -un servidor también-, horrorizándose de otras formas también aceptadas (quiosco, quiosko).

Los capítulos, divididos en temáticas, estudian de forma superficial pero muy directa los méritos y penas de algunos autores y la suerte de sus personajes en cada género, haciendo hincapié en su lado “literario”, ese punto necesario para que estos libros fueran considerados dignos de merecer la estantería de una librería.

“El kiosko, esa tensión inhabitable que Sherezade pudo inventarse al día siguiente de las mil y una noches y su colección”.

Francisco Alemán Sainz

Bien es verdad que menciona a consagrados -Arthur Conan Doyle, Isaac Asimov, Marcel Allain, Agatha Christie, Ian Fleming, Edgar Rice Borroughs, Arthur C. Clarke, etc…-, pero a veces esta literatura de altura, por decirlo de algún modo, se mezclaba con esa mayoría que venía de fábrica, de menor calidad. Sin embargo, Alemán menciona sus virtudes -también sus fallos-, las de todos, para frenar el menosprecio, si cabe, o menor interés que podían despertar. Las ediciones de bolsilibros (terror, policíaca, rosa, ciencia ficción) que tan famosas fueran, hoy día han cobrado un interés ya no literario sino histórico para aquellos que no vivimos esos tiempos, y para los que sí lo vivieron y los echan de menos. Pero no solo de bolsilibros vive el kiosko, también esa literatura clásica que hacía décadas que merodeaba por la cultura europea y sobre todo norteamericana se da la mano con la popular en el kiosko español.

Según Alemán da a entender, el fondo de estas literaturas tiene su gancho, su arte, no rezuma vulgaridad, sino que, independientemente de una narrativa que enganche o haga huir al público, el personaje principal y la trama están bien construidos. Pero en esta ocasión aprovecha para dar su opinión crítica acerca de muchos títulos, algunos no salen bien parados. Como por ejemplo, partiendo del año en que fue publicado este ensayo (1975), Alemán predice un futuro negro a James Bond y sus novelas, al afirmar que “James Bond escapa de la realidad como exageración, y todos sabemos que exagerar es salirse del negocio, del tema”. O al menos es la impresión que he tenido, pues esta afirmación la refuerza otra, añadiendo acerca del personaje de Ian Fleming que “solo llega a interesar a un público predispuesto a ser engañado”. Nada más lejos de la realidad, ¿no os parece? Aunque hoy día creo que apenas hay público que tiene en cuenta estas novelas, la conciencia colectiva solo piensa en las películas.

“Para el explorador la aventura es, simplemente, una interrupción inoportuna de su trabajo serio”

Francisco Alemán Sainz.

Novelas de detectives, policiacas, de ladrones de guante blanco, espías, negra y criminal, aventuras, ciencia ficción y terror, rosa (romántica), radiofónica y folletín, de robinsones… un amplio escaparate para elegir. Todos estos géneros, carne de kiosko -cuántas cosas han cambiado desde que mi madre intercambiaba esas novelitas en los años ochenta allí, en el kiosko-, que con el tiempo los gustos del público, evolucionado, han trasladado de escenario los títulos más sofisticados en cuanto a estilo y arte para convertirlos en verdaderos libros de culto. Otros no han corrido la misma suerte.

Respecto al estilo de este ensayo, en los primeros capítulos (Novela de aficionados y detectives privados, policía, negra y criminal) ofrece un batiburrillo de nombres y títulos, autores y pequeñas reseñas de apenas algunas frases. Esto en algún momento me ha llegado a confundir, dado que la información que aporta es muy básica. Sin embargo, a partir de las Novelas de espías, Alemán desarrolla los temas más profundamente, ya no solo en cuestión de autores y títulos, sino ahondando en el secreto del género correspondiente (esto es, en espías, ladrones de guante blanco, Oeste, aventuras, robinsones, monstruos, ciencia ficción, rosa, radiofónica y folletín). Bienvenida sea esta apuesta de Alemán por centrarse en el género en sí y no solo aportar nombres a granel. Así pues deja una idea clara al lector de lo que es cada tipo de narrativa, sus razones, esquemas, motivos, recursos, escenarios, fórmulas…

Cabe señalar las escasas referencias españolas, prácticamente invisibles, en los géneros comentados de este ensayo, que apenas rozan en la anécdota.

“Lo que la ciencia ficción nos cuenta son bravas invenciones, bellas patrañas, embustes extraordinarios de algo que, por pasar en el futuro, solo puede ser contado inventándolo por completo”.

Francisco Alemán Sainz.


BIBLIOGRAFÍA

Las literaturas de kiosko, Francisco Alemán Sainz. Biblioteca Cultural RTVE #24, Editorial Planeta. 1975.

Tapa blanda, 160 páginas. Incluye fotografías en BN.

ISBN: 84-320-2625-5

IMG_20181006_002205.jpg

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

2 thoughts on “‘Las literaturas de kiosko’ (1975), por Francisco Alemán Sainz

  1. Yo no viví estos tiempos, solo algo más tarde, pero ya era una época diferente. Y encontrar estos libros escritos en el momento oportuno me hace tener una idea del panorama de esos años. Siempre es sorprendente poder descubrir a través de un documento de este tipo. 😉 Gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *