CosmoVersus

Revista de ciencia ficción y cultura

Literatura Española en la Edad Media VII. Orígenes de la prosa y el scriptorium de Alfonso X el Sabio.

En este séptimo tema me centro en la obra en prosa de Alfonso X el Sabio, que decidió unificar la personalidad y cultura de los reinos que componían Castilla bajo un mismo sentido, y la mejor forma de hacerlo fue por escrito y usando la lengua vulgar: romance, castellano. Estos apuntes los he elaborado a partir del temario de la UNED, no son oficiales, sino personales, por lo que pueden contener errores.

ORÍGENES DE LA PROSA Y EL SCRIPTORIUM DE ALFONSO X EL SABIO

1- LA PROSA CASTELLANA EN LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XIII

-En 1212 la victoria de las Navas de Tolosa supone un triunfo frente a los almohades y la expansión y poder político y cultural del reino de Castilla frente a otros reinos cristianos o árabes. Además, el enlace de Alfonso VIII con Leonor Plantagenet (de Francia) aporta al rey castellano el apoyo de la Iglesia y la nobleza. Uno de los modos de mostrar el poder es mediante la palabra escrita. Por ello Alfonso VIII no duda en plasmar en documentos todas las actividades del reino: repoblación, fueros, redención de cautivos… y con ellos, la lengua castellana. El Tratado de Cabreros de 1206, firmado entre Alfonso VIII rey de Castilla y Alfonso IX rey de León, es el primer documento en castellano, lo que lo hace apto para este tipo de necesidades, tanto política como lingüísticamente. Esto aporta importancia al castellano.

El IV Concilio de Letrán (o Lateranense) se celebra en 121 convocado por el Papa Inocencio III en Roma para luchar contra herejes y sectas, así como para mejorar la formación eclesiástica que a su vez incide sobre la enseñanza del pueblo. Alfonso X promueve el studium generale en Salamanca, que fue creado en 1218 y era equivalente a una unviersidad. A partir de aquí surgirán los primeros textos importantes de la literatura española.

-Hasta Alfonso X la lengua escrita era el latín, para todo, y la lengua romance se usaba solo para anales o registros escuetos. Sin embargo, lo que se mantendrá serán la concepción historiográfica y las técnicas de organización del discurso usados en latín. Dos obras latinas se tomarán como ejemplo a la obra alfonsí y serán, además, copiadas al romance:

*Chronicon mundi (1236), de don Lucas, obispo de Tuy (El Tudense). Relato universal que acaba con la historia peninsular y sirve de modelo a Alfonso X para su ‘General Estoria’.

*De Rebus Hispaniae (1243) de don Rodrigo Jiménez de Rada, arzobispo de Toledo (El Toledano).


2. ALFONSO X EL SABIO.

-Dado que para crear literatura hay que basarse en la ya existente, esto no ocurrió con el romance, que no tenía antecedentes y debió construirse sobre la traducción de obras latinas, con la consiguiente rotura de modelos culturales. Además, no había necesidad de esta traducción, pues el público al que iba dirigido podía leerlo correctamente por toda Europa. Por lo tanto, ¿para qué era necesario traducir textos para escolares y quién los necesitaba fuera de ellos? El castellano era aún pobre en aquel momento, sin flexibilidad sintáctica, de vocabulario escaso, lo que ocasionaba un esfuerzo extra. Sin embargo, el éxito de Alfonso X supondrá un paso gigante hacia adelante para la lengua romance castellana: los compiladores tomarían préstamos del latín adaptados fonéticamente, y definirían el término la primera vez que aparezca. También basarían su sintaxis en la latina o árabe.

-Las razones de Alfonso X para tal tarea podrían ser su deseo de dar cohesión y sentido a su pueblo, dotar a su poder político de coherencia. Por ello sus obras abarcan todo tipo de materias: histórica, jurídica, científica, lúdica y poética. Esto no significa que el pueblo llano fuera su principal destinatario, pero sí ampliar ese círculo restringido solo a una minoría culta que hasta entonces limitaba el latín. La lengua vulgar ampliaría a la corte su acceso, aunque finalmente llegaría a más grupos sociales.

biblioteca-nacional-alfonso-sabio
Estatua de Alfonso X el Sabio en la Biblioteca Nacional de Madrid. Foto: Tripadvisor.

2.1. MÉTODO DE TRABAJO Y AUTORÍA DE OBRAS DE ALFONSO X.

-Tal como describe una cita de la General Estoria, no porque digamos que el rey escribe un libro lo hace él, sino que lo manda hacer por sus razones. Por ello, cuando traduce una obra, lo asigna a sus estudiosos y él revisa y corrige. Cuando la obra se fundamenta en diversas fuentes, se realiza igual: decide qué fuentes, sus traductores y los redactores finales, para él, finalmente, corregirlo.

-Alfonso X no fue el único en traducir obras del árabe. Entre 1125 y 1151 Toledo concentró gran actividad sapiencial con traductores cristianos, judíos y árabes. Obras de astrología, astronomía, matemáticas y medicina se vertieron al latín y pocas al romance. Alfonso X culmina este proceso con su traducción a la lengua vulgar.

-La prosa histórica de Alfonso X se crea para dotar de cohesión al pueblo castellano. Solo de esta forma podrá mostrar una historia común con identidad propia y hacerlo en castellano permite llegar a más gente del reino y ésta, sentirse identificada. Para ello, una tarea titánica, se remonta a fuentes muy lejanas en el tiempo, y variadas. Traduce las obras base escritas en latín (De rebus Hispaniae para la Estoria de España; la Biblia para la General Estoria). Entrelaza relatos de otras fuentes ampliando la narración, pero no lo hace acumulando datos, sino cronológica y ordenadamente. Lo que no se puede borrar es la influencia estilística y reconstrucción de algunos versos de cantares de gesta perdidos. Por último había que sincronizar las fechas, y las diversas fuentes tenían sistemas de datación diferentes: la Biblia, Antigüedad Clásica, historiografías árabe y cristiana. Esto permitió sincronizar la historia con la de otras civilizaciones y reinos. Las tablas de conversión para fechas que usaron son los Canones chronici de Eusebio de Cesarea.

-Algunos materiales son usados simultáneamente para la Crónica General y la General Estoria. Y la redacción no se lleva a cabo en orden cronológico, sino por etapas, centrándose en cada tema o parte hasta rematarla para ser compilada junto a las demás. Finalmente, los pasajes más complicados se dejan para revisón por parte de maestros superiores. Estos diferentes estados de trabajo explican diferencias en sus textos.

LA ESTORIA DE ESPAÑA.

-El prólogo de la obra indica su intención: abarcar desde Noé hasta la actualidad en España. Encontramos, pues, y siguiendo las crónicas del Toledano y el Tudense: orígenes míticos, cartagineses, romanos, godos, árabes, reino astur-leonés, donde finaliza la redacción. En 1282-84, Alfonso X revisa esta versión en Sevilla, actualizando fuentes, abreviando y dotando de mejor cronología al relato llegando hasta la muerte de Fernando II de León en 1188.

LA GENERAL ESTORIA.

-Narra los hechos desde los inicios de los tiempos hasta el reinado de Alfonso X, para cuya redacción recurren a la Biblia, que conducirá la obra. Pero no es una simple Biblia romanzada, pues incluye numerosas fuentes con relatos troyanos, griegos, romanos, persas…

-Para normalizar fechas, como antes decíamos, usaron las tablas Canones chronici de Eusebio de Cesarea, así se sincronizaban hechos bíblicos con la Antigüedad (Metamorfosis, de Ovidio). Aquí se recurre al evemerismo, al tratarse de culturas tan distintas, que despoja de condición divina a los dioses para considerarlos humanos excepcionales.

-Solo se conservan seis libros, es una obra enciclopédica, pero no finalizada: solo llega al nacimiento de la Virgen. El último se considera un cuaderno, apenas es una redacción. Y la totalidad de fuentes aún no ha sido establecida.

LIBROS DE LEYES. LAS SIETE PARTIDAS.

-Libro que establece leyes para todo el reino, que hasta entonces no se encontraban, digamos, centralizadas: había gran diversidad según las zonas. Las siete partidas recurre a fuentes de tratados medievales y dividiendo las cada partida (son 7) en títulos, para mejor consulta. Cada partida es una materia legal diferente:

I. Tras las bases morales y jurídicas del código, entra en el derecho canónico.

II. Diversos estamentos, desde el rey a los vasallos. Normas de comportamiento y ética para cada uno. Esto lo clasifica no solo como texto jurídico sino político.

III. Derecho procesal, el más extenso y técnico. Cómo organizar y administrar las leyes.

IV. Relaciones humanas a través del matrimonio, familia, hijos, siervos, vasallos…

V. Derecho mercantil.

VI. Testamentos, herencias, transmisiones.

VII. Derecho penal, dividido entre las tres comunidades religiosas de la Península.

-Fuentes: jurídicas (fueros y costumbres locales, obras jurídicas alfonsinas anteriores; derecho canónico y romano basados en las doctrinas de renovación de derecho en Europa; Biblia, Santos Padres, textos clásicos de Aristóteles, Séneca, Cicerón…). Todo ello con uniformidad de estilo y retórica.

-Según Jerry J. Craddock las Partidas se desarrollan en tres etapas: 1256-65 redacción de la Primera Partida, que amplía el Espéculo modificándolo; 1272-75: se representan manuscritos y el prólogo la denomina Libro de las Leyes; Después de 1275: revisión del conjunto, se añaden leyes y se titula Las Siete Partidas.

José Antonio Maravall establece que aunque Alfonso X no puso en vigor todo el código, la obra fue más allá de la Edad Media y se considera el paso del derecho feudal al corporativo.

1024px-Alfonso_X_el_Sabio_y_su_corte
Alfonso el Sabio y su corte. Fuente: Wikimedia Commons.

OBRAS CIENTÍFICAS Y RECREATIVAS.

-Alfonso X sentía afinidad por la ciencia, aunque estas obras son secundarias en su conjunto. Siendo infante manda traducir del árabe el Lapidario, obra de cuatro autores sobre las propiedades curativas y maravillosas de las piedras, influencia en el comportamiento humano, y vinculándolas a las estrellas y planetas.

-Otra disciplina favorita de Alfonso X es la astrología, de la que compiló dieciséis tratados diferentes. En aquella época la astrología y astronomía eran sinónimos y formaban la séptima parte del quadrivium: el movimiento armónico e inmutabilidad de las estrellas denota la grandeza y perfección de Dios para leer el destino el ser humano. Esto se aceptabla en la Edad Media aunque había detractores religiosos: esto explica algunas mutilaciones en los libros más esotéricos de Alfonso X.

-Recreativos: Libro de Axedrez, dados et tablas; Libro que es fecho de las animalias que caçan. Según el prólogo de la obra, los juegos ayudan a superar la tristeza.


3. CRONÍSTICA POST-ALFONSÍ.

-Derivan muchas crónicas y versiones de las alfonsíes a partir del s.XIII, como la Crónica abreviada de don Juan Manuel, la Crónica de 1344 o la Estoria del fecho de los godos, con intereses y perspectiva concretas, según el enfoque o fuentes usadas. Sin embargo, la Crónica de veinte reyes (final XIII-principio XIV) sigue la metodología de la original.

-Derivaciones del los siglos XIV-XV:

*la mayoría solo atiende a hechos nacionales.

*desaparece la perspectiva crítica, aprobando material dudoso o contradictorio.

*uso abundante de fuentes épicas, legendarias o ficción caballeresca.

*novelización de la historia.

*inclusión de digresiones moralizantes y didácticas.

*sistema de ordenación diferente de los usados por Alfonso X, incluso carente de ordenación cronológica.

-Otras crónicas derivadas de la Estoria de España: centradas en reinos o hechos concretos e inmediatos. Son llamadas crónicas reales. Elaboradas durante el reinado de Alfonso XI sobre la continuación inmediata al reinado de su abuelo Alfonso X. Su logro hace florecer la historiografía  sobre su reinado en prosa y verso.


4. CRÓNICAS DE PERO LÓPEZ DE AYALA.

-Redactadas hacia 1379 por encargo de Enrique II y abarcan 50 años, desde Alfonso XI hasta Enrique III. Pero López de Ayala, al ser canciller, tiene acceso a documentación oficial que utiliza en las crónicas. Sin embargo tienen una finalidad poco objetiva, pues sirve a la nobleza para legitimar su poder; se apoya en argumentos ficticios cuando no encuentra reales; redacta con la fórmula caballeresca siguiendo la ideología de los Trastámara, decorando detalles; finalmente, establece lecciones moralizantes de la historia. Además, como excepción, es el primero en firmar sus obras, aunque omite su nombre de hechos en los que ha participado, seguramente por costumbre de despersonalizar la crónica. Sus dotes literarias, no obstante, renuevan el prestigio de la historiografía medieval de Castilla.


BIBLIOGRAFÍA

Apuntes UNED, temario. No figura firma de autor. Tema 7: Los orígenes de la prosa.


TEMA 1. PANORAMA HISTÓRICO

TEMA 2. CULTURA Y TEXTO

TEMA 3. POESÍA Y LÍRICA TRADICIONAL. JARCHAS Y OTRAS COMPOSICIONES.

TEMA 4. LA ÉPICA HISPÁNICA.

TEMAS 5 Y 6.  LA POESÍA CASTELLANA EN EL SIGLO XIII. LA CUADERNA VÍA

TEMA 8. LA PROSA DE FICCIÓN. SIGLOS XIII-XIV

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *