CosmoVersus

Revista de ciencia ficción y cultura

Literatura Española en la Edad Media VIII. La prosa de ficción (ss. XIII-XIV)

La prosa de ficción se fusionaba con las crónicas historiográficas. En el siglo XIII se desarrolló una narrativa diferente en la Península y en lengua castellana, gracias a los impulsos de Alfonso X el Sabio y las materias que llegaron de Europa. Nacen así, entre otras, las novelas de caballerías. Estos apuntes son personales y no conforman temario oficial. Están basados en el temario de la UNED.

LA PROSA DE FICCIÓN. SIGLOS XIII-XIV

CARACTERÍSTICAS GENERALES.

-Se da al tiempo que la prosa en general y se enmarca entre los ss. XIII y XIV. Seguirá dos lineas: la cuentística y la caballeresca y se distinguen por sus orígenes, contenidos y usos.

Prosa cuentística: origen árabe, de contenido folclórico o sapiencial con fines didácticos. Entorno laico o religioso. De carácter breve.

Prosa caballeresca: origen europeo, de carácter extenso con temas guerreros y difusión cortesana.

-El impulso de los talleres de Alfonso X desarrolla la traducción de obras latinas y árabes, que formaron un conjunto de tradiciones orales de siglos atrás, continuándolo su hijo Sancho IV pero más ligado a la religión. Sin embargo, la finalidad de disfrute de la cultura con Sancho difiere de la de su padre. Pero en el s.XIV decae el interés cronístico y se eleva el de la prosa de ficción. Así, la apertura a Europa deja entrar traducciones francesas a Castilla, así como adaptaciones de sus temas -Carlomagno, Arturo, Troya-. El ambiente cortesano se desarrolla para poder disfrutar de creaciones castellanas como ‘Amadís de Gaula’ o ‘El libro del caballero Zifar’.


1. LOS ROMANCEAMIENTOS Y EL ORIGEN DE LA PROSA NARRATIVA.

-A partir de las traducciones a lenguas vernáculas y la importancia de dotar, en este caso, al castellano, de la flexibilidad debida para soportar su importancia como lengua emergente. Las traducciones realizadas en la época alfonsí no son solo de las crónicas, sino de más fuentes de narraciones extensas, como la Biblia.

1.1. ROMANCEAMIENTOS BÍBLICOS. LA FAZIENDA DE ULTRAMAR.

-Mitad del siglo XIII: necesidad de traducir al romance la Biblia para disfrute cortesano. Pero entre las traducciones bíblicas se encuentra ‘La fazienda de ultramar’, datada por Moshé Lazar se convierte en primer ejemplo de prosa romance. Trata de correspondencia entre don Remont (don Raimundo, arzobispo de Toledo, s. XII) y don Almeric (Arcediano de Antioquía (Patriarca desde 1142). Los dos hombres hablaban latín o francés, así que podría ser versión de un original anterior, entre 1220-30. La lengua del texto coincide con el tipo de los primeros romanceamientos bíblicos. Es una versión resumida de la Biblia a partir del Génesis pero tiene una base geográfica vinculada a los lugares de Tierra Santa para señalar lugares concretos de estos hechos. La cronología es irregular.

1.2. LA GRAN CONQUISTA DE ULTRAMAR.

-Gran historia en castellano que compila las Cruzadas desde fuentes francesas del oriente latino. Se cree que es propaganda por la pérdida de las conquistas de Tierra Santa a partir de la caída de Acre (1291), y se ha fechado en esa época aproximadamente. Relacionada con Sancho IV. Se basa en la ‘Historia rerum in partibus transmarinis gestarum’ (1096-1184) de Guillermo de Tiro, muy traducida al francés, y dando origen al ‘Eracles’ (1291), posible fuente del castellano. Se añaden cinco poemas de gesta y la leyenda ‘Berte aux grans pies (Berta de los grandes pies)’. Posee carácter maravilloso más que histórico. Utilizan el método alfonsí para unar todas las fuentes. Otros relatos añadidos a la ‘Gran conquista de ultramar’ son el ‘El caballero del cisne’, elogio de Godofredo de Bouillon, conquistador de Jerusalén.


2. EL NACIMIENTO DE LA FICCIÓN VERNÁCULA.

-La labor de las traducciones alfonsíes extienden el castellano a otros terrenos como la religión, cuentística, historia y ciencia, exclusivos del latín. Durante el s.XIII se dota al castellano de la flexibilidad necesaria para desarrollarlo más y mejor el siglo siguiente, naciendo así la ficción. En este tipo de ficción se interpela al receptor para hacerle llegar un mensaje didáctico y de aprendizaje mediante la prosa, el verso, la épica o el mester de clerecía.

2.1. TRADUCCIONES DE MATERIALES EUROPEOS.

-La cultura y literatura castellana se identifica con la europea por compartir historia, religió y pasado romano con otros reinos cristianos, así como las relaciones regias entre países como Francia, Inglaterra o Alemania, que aumentan el intercambio cultural. De este modo se traducen obras europeas que influyen en el castellano, creando después obras autóctonas. En 1200, el poeta francés Jean Bodel clasifica los materiales literarios y sus rasgos en su obra Chanson des Saisnes como tres materias diferentes: de Francia, Bretaña y Roma.

leyenda-rey-arturo
El rey Arturo. Fuente: hdnh.es

MATERIA DE ROMA.

-Es sabia y didáctica, de la Antigüedad clásica, desarrollada en los relatos de la Guerra de Troya, Alejandro Magno (Alexandreis, fuente del Libro de Alexandre), Apolonio. Posee mayor prestigio. Estas versiones medievales se fundamentan en relatos más antiguos, por lo que resultan nuevos relatos con una narrativa diferente, actual, que influirá en posteriores materias de prosa. El relato de ficción se desarrolla en verso, prosa o fomas mixtas sin modificar su género narrativo.

-Sobre los textos troyanos destacamos Roman de Troie del francés Benoît de Saint-Maure (1155-65), a su vez basado en relatos de unos supuestos testigos de la guerra de Troya, Dares el Frigio y Dictis el Troyano. Esta obra se aprovecha en crónicas castellanas como en General Estoria y la Historia troyana polimétrica (1270), que une prosa y verso. Es posible que hubiera más textos anteriores. Esta materia llegó a la Península en mitad del s.XIII.

MATERIA CAROLINGIA O DE FRANCIA.

-Basada en Carlomagno, con episodios ficticios de su reinado. Es aquí cuando se convierte de héroe en arquetipo ideológico, sumándose más y más relatos vinculados a él. La Historia Karoli Magni et Rotholandi (s. XI-XII) deriva en cantares épicos franceses, base de relatos que entrarán en España, Italia, Alemania, Inglaterra, Escandinavia…).

-Las obras carolingias son conocidas en la Península en el s.XIV pero lo que nos ha llegado a día de hoy son relatos en prosa insertados en crónicas medievales del s.XVI. Los testimonios medievales más importantes están en Gran conquista de Ultramar (relato de Berta de los grandes pies y una versión del manuscrito 7583 de la Estoria de España de Alfonso X (BNM). También, dentro de las crónicas, tenemos aventuras novelescas de Flores y Blancaflor, Berta y Mainete (Carlomagno de joven), vinculados a la historia de España.

-En la Gran conquista de Ultramar se establecen los ancestros de un personaje y se vincula a Carlomagno: Berta, la esposa del rey Pepino, madre de Carlomagno.

MATERIA ARTÚRICA O DE BRETAÑA

-De extraordinaria difusión y éxito por toda Europa en la Edad Media. Entre los ss.IX-XII aparece un rey Arturo que libera al pueblo bretón de los sajones. Su historia se contará por Geoffrey de Monmouth para su Historia Regum Britanniae (1136), con excusa de relatar la historia de Inglaterra desde el fundador Brutus hasta los sucesores de Arturo en el s.VII. Esto hace que adquiera categoría de crónica. Tras la traducción y adaptación de estas obras para la corte francesa los transforma en romans, cuyo representante sería Chrétien de Troyes (1170-1183). Ya en el siglo XIII aparece la Vulgata, relatos divididos en cinco ramas cuya ideología va de la caballería artúrica terrenal e imperfecta a una caballería de búsqueda religiosa representada en el Santo Grial: Estoire du Graal (Santo Grial); Merlin; Lancelot; Quête du Graal; Morte d’Artur. En la post-Vulgata (1230-40) desaparece Lancelot.

-Difusión artúrica en la Península Ibérica: tres vías, a saber: zona gallego portuguesa, gracias a Alfonso III, que vivió 20 años en Francia y conocería las obras artúricas, introduciéndolas, quizás, en Portugal. Además se identifica a Joam Vivas como traductor al castellano y portugués, un fraile que vivió en Lisboa en el XIII; zona catalano-aragonesa, próxima a la Provenza, de donde deriva la Vulgata y cuyos territorios están muy relacionados; directamente a Castilla, quizá por las relaciones con la corte inglesa por la boda de Alfonso VIII con Leonor de Inglaterra  en 1170 y la boda de Eduardo I con Leonor de Castilla en 1254. También se cuenta con la actividad de juglares y trovadores de lírica galaico portuguesa que circulan por la corte castellana y portuguesa. Sin embargo las mejores fuentes disponibles son copias del s.XVI.

2.2. ¿HISTORIA O FICCIÓN?

-La prosa debe diferenciarse en su forma del uso común de la lengua y requiere de otros artificios distintos al del verso, por lo que se cimentará por medio de textos religiosos, jurídicos e históricos. La prosa historiográfica será la más aproximada a la de ficción, compartiendo recursos, temas, materias, técnicas y organización del relato. Esto ocurre igualmente con las tres grandes materias de Jean Bodel.

-En España, hasta el s.XIV no se separa la prosa histórica de la ficción, como hemos visto en los relatos intercalados en crónicas del XIII. A partir de entonces tendrán autonomía propia como relatos de ficción el Amadís de Gaula, Tristán, etc… En esto interviene la corte, que supuestamente gusta de esta literatura de entretenimiento, pero también por su valor ético y social.

2.3. PROBLEMAS TERMINOLÓGICOS PARA LA FICCIÓN.

-En la Edad Media y el Siglo de Oro el término historia sirve para ficción o para narraciones reales. Esto resulta problemático para referirnos a la ficción. En la Edad Media, la ficción era referida, además, como cuento, estoria, romance, fabla, pero cada uno se especializará, entonces el género de los “relatos ficticios extensos y en prosa” no tendrán término propio, pues romance e historia son polisémicos.

Romance: término qeu designa relato de ficción extensa. En castellano se especializa a final del XV para “texto narrativo poético que se canta”.

Historia -o estoria-: el más usado en Europa para la ficción, hasta el Siglo de Oro, que usará “historia fingida” para la ficción.


3. CREACIONES PENINSULARES.

-Presencia materia artúrica en Castilla se ajusta en tres fases: testimonios en obras históricas de Geoffrey de Monmouth sobre 1200; primeras traducciones, quizá portuguesas en 1250; asimilación de la materia y creación de obras propias peninsulares a principios del XIV. La asimilación se facilita por el interés del público con las técnicas narrativas y los modelos foráneos para crear historias propias.

3.1. AMADÍS DE GAULA. VERSIÓN PRIMITIVA, EDAD MEDIA.

-Narra las aventuras de un caballero de origen real y rechazado por su entorno, que finalmente alcanza su trono por medio de su brazo, valor y hazañas. La base del personaje está en el Lancelot artúrico, pues sus relaciones y personajes adyacentes son similares, así como algunos episodios. En la narración se encuentran rastros de la leyenda troyana.

-El Amadís que conocemos hoy día es distinto, editado a finales del s.XV, reelaborado sobre el anterior por Garci Rodríguez de Montalvo. Del anterior solo conservamos algunos folios de principios del XIV. Para conocer el antiguo recurrimos a otras fuentes: citas de otros autores de la Edad Media; refundición del Amadís primitivo por Rodríguez de Montalvo a finales del XV; las dos hojas originales conservadas. Sobre esta base se ha justificado que: el Amadís original se divide en 3 libros, y no en 4 como el impreso; en el antiguo Amadís muere en un combate caballeresco con su hijo desconocido Esplandián y su amada Oriana se suicida; el amor se traslada más allá del eje de la obra (Amadís es etimológicamente similar a amor). Estas muertes son raras en las novelas caballerescas, pero por otro lado se convierte en un castigo por un amor ilícito, que responde a una voluntad moralizadora.

amadis-wdl.org
Amadís de Gaula. Fuente: wdl.org

3.2. EL LIBRO DEL CAVALLERO ZIFAR.

-Sin duda es un texto experimental y de magno esfuerzo donde se funden dificultades a la hora de su redacción: se fusionan la materia artúrica, relatos hagiográficos, exempla, prosa historiográfica, jurídica y literatura sapiencial, obras de oriente y occidente, latín, castellano y árabe.

-Datación y autoría: sobre 1303 y 1350. El prólogo habla del primer jubileo romano de bonifacio VIII en 1300; nombra la muerte de María de Molina (1321), por lo tanto fecha post quem. Encontramos una fecha ante quem en la Glosa castellana al regimiento de príncipes (1350) donde se menciona a Zifar. Entre estas fechas, Mercedes Vaquero y Juan Manuel Cacho Blecua encuentran cuestiones ideológicas que encajan con el reinado de Alfonso XI: relación entre los reyes y sus consejeros, importancia de actuar contra los abusos, que los hidalgos puedan ser nombrados caballeros: sometimiento de la alta nobleza al rey, apoyado en nobleza de costumbres y no solo de sangre. De su autor establecemos el anonimato, contra las hipótesis que señalan a Ferrán Martínez por ser mencionado en el exemplum del prólogo, pues chocan contra su muerte en 1309 y con proponerse a sí mismo como modelo de conducta piadosa. Pero posiblemente el autor tuviera relación con Ferrán. Posiblemente el autor se educara en Toledo entre finales del XIII y principios del XIV, dada su atención al derecho en esta obra y a su conocimiento de otras fuentes solo encontrables en Toledo.

-Fuentes: Marcelino Menéndez Pelayo dice de Zifar que es “un spécimen de todos los géneros de ficción y aun de literatura doctrinal que hasta entonces se habían ensayado en Europa” (Orígenes de la novela, 1905). El prólogo reza: “El trasladador de la estoria que adelante oiredes, qeu fue traslaudado de caldeo en latín e de latín en romançe”. Según estudiosos, caldeo podría ser un topos o sinónimo de “arávigo”, pero no hay apenas elementos de esta cultura para relacionarlo con una traducción.

La primera parte se fundamenta en el argumento que denominamos “El hombre probado por la fortuna”, de origen típico indio y difundido por occidente y oriente, en el que un hombre se ve obligado a abandonar su hogar junto su familia, pero ciertos sucesos los separan. Tras varias penalidades todos se reunen felizmente. Este tipo de historia se difundió por occidente como ‘Vida de San Eustaquio’ y muchas versiones desde el s.IX en latín o romance. En España se incluye en muchas compilaciones hagiográficas, siendo conocida seguramente por el autor del Zifar.

Otra fuente oriental podría ser ‘Las mil y una noches’, pues una variación del cuento ‘El rey que lo perdió todo’ la hallamos en el Zifar aunque no en San Eustaquio. Posiblemente el autor conoció esta obra.

Luego tenemos la materia artúrica, con una versión del Caballero Atrevido y las Islas Dotadas: una mujer hermosa atrae al caballero a un lago y lo expulsa al incumplir una condición pactada. También hay similitudes con algunos lais de María de Francia (Lanval o Graelent).

Literatura sapiencial: exempla a lo largo de todo el texto y una disertación intermedia como adoctrinamiento de Zifar a sus hijos, basado en Flores de filosofía junto otros tratados latinos, como Castigos e documentos del rey don Sancho o las Siete Partidas.

-Unidad y estructura: antiguos filólogos no veían línea estructural alguna, pero desde la década de los 60 se han establecido aspectos que unifican la obra, tales como: un trasladador al comienzo y al final, que extrae al lector lecciones morales ; idea fundamental en el prólogo y la obra: “sé agradecido con quien te ha hecho bien; paralelismos entre la historia de Zifar y la de su hijo Roboán: abandonan su casa buscando fortuna, van de un lugar a otro, se casan dos veces…; recurrencias temáticas y referencias internas: voces divinas, premoniciones, mundo maravilloso en el agua…; vinculación entre los castigos de Zifar a sus hijos y la conducta de personajes positivos.

-Posteridad: no ha habido eco posterior a esta obra, y aunque se han perdido muchas obras novelescas, sabemos que ninguna ha seguido la estructura de la misma. Se editó en Sevilla en el XVI. Sin embargo, el modelo de novela de caballería lo impuso el Amadís de Gaula, dando lugar a continuaciones y nuevos héroes durante todo el siglo. Pudo ser leída por Cervantes para quien el escudero Ribaldo inspiró a Sancho Panza.


BIBLIOGRAFÍA

Apuntes UNED, temario. No figura firma de autor. Tema 7: Los orígenes de la prosa.


TEMA 1. PANORAMA HISTÓRICO

TEMA 2. CULTURA Y TEXTO

TEMA 3. POESÍA Y LÍRICA TRADICIONAL. JARCHAS Y OTRAS COMPOSICIONES.

TEMA 4. LA ÉPICA HISPÁNICA.

TEMAS 5 Y 6.  LA POESÍA CASTELLANA EN EL SIGLO XIII. LA CUADERNA VÍA

TEMA 7. ORÍGENES DE LA PROSA. SCRIPTORIUM DE ALFONSO X EL SABIO.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *