CosmoVersus

Revista de ciencia ficción y cultura

‘Metafísica de los tubos’, Amélie Nothomb (2000). Club de Lectura IV.

Desconocidos para mí, tanto la autora como el título. En la cuarta recomendación del Club de Lectura de los compañeros de trabajo (que, internamente, acabo de bautizar como Club de Lectura He venido a hablar de mi libro), nos alejamos de los clásicos para internarnos en un contemporáneo.

Metafísica de los tubos es una metáfora, así que no os preocupéis, que aquí no hay labores de fontanería que valgan. Este pequeño cuento trata sobre los tres primeros años de vida de la protagonista, desde su nacimiento. A modo de biografía, Amélie retrata al bebé recién nacido como un tubo-dios. Los niños, su ego, son el centro del mundo conocido, de su mundo, y a ellos debemos pleitesía. Por lo que ese tratamiento de Dios a la niña es más que razonable.

nothomb_1-4407641-900x600
La autora, Amélie Nothomb. Foto: culto.latercera.com

Narrado en primera persona, su visión de los horizontes conocidos nos retrotrae a los demás a nuestra propia infancia en esos cortos primeros años de vida—muchos no nos acordamos de esos años—, su construcción, interacción e interpretación en lo que le rodea, principalmente su familia. De esas inocentes y graciosas conclusiones de lo que experimentamos y que consideramos axioma descubierto por nuestra brillante mente.

metafisica tubos
Edición leída. Foto: Anagrama

Sin embargo, la protagonista no fue siempre una niña normal. Como una fantasía, es retratada al principio, siempre desde el punto de vista del propio personaje, como un tubo. Un objeto que está ahí, que vegeta, y ya está. Que hasta los dos años y medio no despierta de su mente y se expande y descubre que hay vida y que ella es vida. Y ese estallido de conocimiento es descrito con la maestría de quien adora sus recuerdo.

En fin, la vida de una niña que resulta normal, sin nada más interesante que su aventura de crecer, que explicar los coloquios internos de la pequeña. En una prosa clara y amena, Metafísica de los tubos puede resultar al principio un experimento soso y fallido, pero continúa leyendo, porque verás que es un libro de delicioso sabor añejo. Tanto, que al principio estuve a punto de dejarlo. Más adelante ya te habitúas, como me ha pasado a mí, a la luz de la Caverna donde se desenvuelve la criatura-dios, y empatizas con sus padres, sus hermanos, con su aya y los escenarios que maneja, así como las historias de algunos de ellos, en los que se centra. El cambio en el tono me ha convencido para seguir leyendo y no solo eso, sino que al final me he sumergido en el cariño a la protagonista y el enfoque de sus pensamientos. Te sientes a gusto, como si retrocedieras unos cuantos años. Y vives la vida de los demás personajes. Ya no es un tubo vacío, como en las primeras páginas. Es un libro con vidas.

Bueno, ¿y por qué he bautizado al Club como He venido a hablar de mi libro? Un compañero lo ha nombrado así en el grupo de Whatsapp, así que, ¿por qué no homenajear con humor al Club con tan curiosa anécdota?


BIBLIOGRAFIA

Metafísica de los tubos, de Amélie Nothomb (2000). Métaphysique des tubes.

-Anagrama Editorial, Colección Compactos. Barcelona, 2013.

-Traducción de Sergi Pàmies.

-Tapa blanda, 144 páginas.

-ISBN: 9788433977199

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *