¿Por qué me resisto a Stephen King?

Todavía no he leído un solo libro de Stephen King. Actualmente tengo 42 años, y estoy recibiendo señales. Señales reveladoras de que algo está cambiando. Pero, ¿por qué no he querido leer nada de este afamado y adorado escritor? ¿Por qué me resisto a Stephen King?

Todavía me resisto a Stephen King…

Corrían finales de los 90. Me encontraba en plena vorágine de lecturas y descubrimientos de autores. También de comprender qué es la literatura, y que no todo lo que existe, aunque sea legible, es literatura. Ya abordé este tema en un artículo hace un tiempo, y siempre he pensado que la decisión está en el lector.

Aunque lo que convierte una obra en literatura no es su número de ejemplares vendidos, el éxito o acogimiento de sus lectores, sino el arte con el que escribe, el sentimiento, los recursos literarios, símbolos. Ahora bien, existe otra forma de transmitir, aunque no sea literatura. Este tipo de libros, novelas, etc… no forman parte, por lo general, de mi sustento literario. ¿Por qué? Stephen King se encuentra excluido de mi dieta.

La primera impresión

Como empezaba diciendo, a finales de los 90 era más severo a la hora de juzgar libros. Conseguí un ejemplar de relatos de Stephen King, no recuerdo el título. Se me hacía la boca agua. Hacía un tiempo que conocía algunas de sus películas, sabía quién era este autor. Tiempo atrás fui a casa de una amiga y su hermano me enseñó su «biblioteca» de Stephen King: varios metros de estanterías repletos de obras del llamado Rey del Terror.

¿Cuál es el motivo, os preguntaréis, de mi aversión, el por qué me resisto? Aquel tomo de relatos, os respondo. Comencé a leerlo, y a las pocas páginas, mi indignación era tal que arrojé el libro al suelo, iracundo. Realmente, a día de hoy pervive la primera impresión —como dicen los antiguos anuncios de la colonia Brummel, ¿era la colonia?— ante la narrativa de King: que era mala, sencillamente ilegible. Pero, aquí no acaba la cosa.

Stephen King. Fuente: abc.es

Los tiempos cambian

En estos momentos me estarán lloviendo maldiciones y males de ojo. No, no os adelantéis a los acontecimientos. En aquellos tiempos era irremediable que mi reacción ante las lecturas «diferentes» respecto a lo que conocía, fueran violentas. Hay que entenderlo. Estaba acostumbrado a leer clásicos, aunque el de King no había sido la única «bazofia» que había caído en mis manos.

Años después no tardé en descubrir otras películas de King. Reconozco que mi favorita es Misery, cuyas interpretaciones y profundidad de personajes me embaucaron desde el principio. Cujo no se queda corto, El Resplandor siempre es un placer visionarlo, y El Misterio de Salem’s Lot me traumatizó de pequeño, con aquella imagen del niño flotando frente a la ventana arañando el cristal en señal de reclamo de su hermano «vivo», que siempre tendré grabada en la retina. Como veis, no soy mal espectador y reconozco que las historias del maestro son realmente buenas.

¿Y qué pasa con su narrativa? ¿Por qué me resisto? Soy un ferviente lector de todo lo que tenga sello literario, me gusta escribir sin ligerezas, considero mi prosa como algo alineado a la calidad. Sin embargo, debo reconocer que hay otros tipos de narrativas que no son literarias y que me han fascinado, como las de Isaac Asimov, pues lo importante es qué es lo que cuenta, y su forma de expresarse.

Señales

Después de unos 25 años es imposible juzgar un libro de igual forma. Por esta razón, mi prejuicio contra la narrativa de King ya no es válida. Únicamente ha pervivido en mí la «manía». Que igual sigue sin gustarme, pero después de mi formación y el tiempo que ha pasado, dudo mucho que vuelva a tirar un libro al suelo de esa forma, a menos que sea realmente malo, una broma.

Últimamente he recibido señales de que debo acercarme a este autor con un poco más de paciencia y sin miramientos. Mi amigo Andrés, editor en Gaspar&Rimbau, me ha dicho siempre que los personajes que construye King son su fuerte y es una de sus mejores armas. Hace unos días, mi amigo Sacha me recomendó un programa de La estirpe de los libres, que hablaba de los miedos de Stephen King. Me lo recomendó porque sabe que me gusta el rollo. Le comenté que lo vería, porque aunque no me gustara su narrativa, me interesa la vida de los escritores.

Y eso es verdad. Me interesa saber, si se pone a tiro, qué es de la vida de cualquier escritor. Todos tienen algo que contar. Y la verdad, que me fascinó el programa. Tanto, que vi el anterior sobre la vida, en general, de Stephen King. Conocer los detalles de sus publicaciones, sus entresijos, motivaciones, experiencias, influencias, vivencias, curiosidades. No todo es juzgar sus libros.

King con un admirador. Fuente: pagina12.com.ar

Recomendaciones

Hace pocos años me pasó algo parecido con Neil Gaiman. No pude terminar de leer Neverwhere. Aún así, David me regaló un libro de cuentos, Humo y espejos. No lo consideré una gran narrativa, pero me gustó. No pertenecerá a mis favoritos, lamentablemente. Admiro sus guiones y su capacidad para evocar las historias oníricas de Sandman, serie de la que me quedé prendado desde el primer momento. Pero el cómic y Gaiman es otra historia…

Entonces, ¿por qué me resisto a Stephen King? Puede que la cáscara se esté rompiendo. Hace unos días volví a ver El Resplandor. La nueva versión todavía la tengo pendiente. Como otras tantas películas. Pero, en lo que a libros se refiere, creo que debo darle esa oportunidad, ahora que me he adentrado un poco más en su vida, y que ese prejuicio quizá no tenga ya valor. Los tiempos han cambiado. Mi perspectiva literaria también. Por alguna razón existe esta fiebre y admiración exacerbada hacia la narrativa de este señor, digo yo.

¿Qué me recomendáis, viajeros y exploradores del CosmoVerso? ¿Cuál es vuestra opinión acerca de la narrativa de Stephen King?

Foto de cabecera: primicias.ec

Tripulación CosmoVersus

Marcos A. Palacios
Marcos A. Palacios
Administrador de CosmoVersus, autor de 'Fantasía y terror de una mente equilibrada'. Ciencia Ficción, Terror y Fantasía, en ese orden, son las que han provocado esta locura. Después, los cómics, el cine y la música han aderezado el camino.

2 comentarios sobre «¿Por qué me resisto a Stephen King?»

  1. Muy interesantes tus reflexiones. Me han hecho volver la vista atrás y analizar mis propias sensaciones respecto a King, su obra y sus innumerables adaptaciones cinematográficas. Personalmente, siempre aconsejaría leer un libro suyo a ver cualquier película (como regla general que me auto impuse, tras varias decepciones, si bien me encantó Misery). Stephen King es un referente, de eso no cabe duda. Al contrario que en tu caso, yo lo leí en mi adolescencia, y reconozco que disfruté esa etapa, hay recuerdos memorables en sus libros. Pero hace tiempo que pasé a otras lecturas, cuestión de gustos e intereses y, como señalas, buscando siempre la calidad literaria. Para mí, su mejor obra es Cementerio de animales.

    1. No eres el único que lo ha leído de adolescente, una amiga me ha dicho lo mismo. Pero fíjate que en mi caso ocurre al revés, cuanto más joven más crítico era. No significa que ahora no lo sea, pero soy más objetivo. Quizá aterricé en un libro de poco interés en su obra general y debí haber empezado con otro título. O bien era una mala traducción. ¡Gracias por comentar!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: