Qué, a quién y cuándo leer

Qué, a quién y cuándo leer es lo que dicen muchos medios, muchas redes, en determinados momentos del año, cada mes, cada semana. ¿Realmente es tan importante seguir un consejo? Pero, ¿es un consejo o una imposición? ¿Hasta qué punto es bueno que los escritores lean de todo? Otra vez que me como la cabeza con estas cosas…

Qué, a quién y cuándo leo

Las redes están llenas de estos consejos, pero a decir verdad, leeré lo que me apetezca, cuando me apetezca. No porque sea «el mes de», «el día de», voy a dejar todo lo que tengo pendiente, lo que estoy haciendo o leyendo para ir corriendo a igualarme a los demás. Quizá no tenga ganas en ese momento y me apetezca más otro tipo de lectura.

Sin ánimo de parecer arisco, y habiendo dejado ya claro este punto, pasaré a comentar el principal asunto del día desde otra perspectiva: la de los escritores. Hace poco leí en algunos blogs y páginas la opinión de un escritor respecto a lo que debes o no leer si quieres escribir mejor. Opinión válida donde las haya: primero porque está razonada y fundamentada, que es lo más importante. Una opinión no es una imposición, siempre que esté meditada y enfocada al respeto.

Lo que deben leer los escritores

Bien, decía el señor lo que los escritores deben o no deben leer para escribir mejor. Está claro que difiero de sus afirmaciones, no por ello considero que estén equivocadas, sino que cada uno, al ver el panorama desde su experiencia y esquema personal, las cosas no van a funcionar igual para unos que para otros. Por un lado, esclarecía que los clásicos (pongamos clásicos a partir del siglo XIX) no son obligatorios. Obras cumbre, como se puedan denominar. Fíjate que yo sí considero que son de lectura obligatoria, entiéndase «obligatoria» no como orden, sino como «aprendizaje». De ahí que el qué, a quién y cuándo debo leer no siempre sea una mala idea.

De dónde viene lo que escribo

Juan Marsé dijo que «todo está inventado en El Quijote«.

¿Sabéis quién es Juan Marsé?

¿Habéis leído El Quijote?

Digamos que la afirmación de Marsé se podría basar en la teoría de que todo lo que escribimos hoy en día ya está inventado. ¿Os suenan los 8 modelos de Kurt Vonnegut? Tampoco es nada nuevo. Algunos tenemos ciertas facilidades a la hora de expresar; otros para inventar. Y también los hay que son un hacha en todo: lenguaje, estructura, originalidad, coherencia, etc… Pero lo que de verdad importa, creo que es importante, es saber, en la medida de lo posible, qué se ha escrito antes de lo que nosotros publicamos.

El señor de aquel blog antes mencionado afirmaba que no, que no es necesario leer clásicos. Lógico, si tienes un talento, no pierdas tiempo leyendo a clásicos. Ellos no te van a enseñar nada. O sí. Y a esto es a lo que voy: considero que es muy importante, como mínimo, «conocer». El artículo que menciono dejaba clara su postura, pero creo que se le olvidaba algo. No tienes que aprender si no quieres, pero sí puedes saber más, estar mejor preparado, conocer técnicas. En eso se basa el arte de la literatura. No solo en recrearte. ¡Oh, qué poemas más bonitos! ¡Ah, qué excelente y conmovedora novela! Para nada: el arte está también para enseñar, para influenciar, para absorber. ¿Obligatorio leer clásicos? No. ¿Recomendable? Sí. Al final, el qué, a quién y cuándo leer no parece tan malo, según tus propias necesidades.

No por mucho leer escribiré mejor

No voy a cuestionar el subtítulo de aquí arriba. Tampoco cuestionaré el talento literario ajeno, pero sí es cierto que en ocasiones es bueno fijarse en qué hacen los demás, nos guste o no. Negar la necesidad de leer es como negarte el placer de la literatura. ¿O acaso solo te lees a ti mismo? Leer a otros, clásicos o contemporáneos, no te hará escritor, cierto. Pero te hará mejor. Obviar la necesidad de conocimiento es rechazar las escuelas de escritores (no soy asiduo a ellas ni me interesan, pero ahí están para algo, tienen mucho que decir, y son tan válidas como cualquier otro medio de aprendizaje).

A mi aire

Hace unos años conocí a un director de cine (en aquel momento era todavía aficionado, no sé cómo habrá evolucionado) que despotricaba contra las «normas» impuestas en la escuela de cine a la que acudía y que, como imaginaréis, terminó por abandonar. Tampoco aceptaba aprender de lo que ya existe. Más de cien años de cine para él no son nada. No sé si continuará con esa postura, la de que él va a su aire, y él creará algo nuevo. Dicho así suena arrogante. Pero no seré yo quien le quite su idea de la cabeza.

Lo que no puedes hacer es negar el hecho de lo que ya existe y de que puedes aprender de todo ello. Lo mismo pasa con la literatura. Está ahí, desde hace más de dos mil, tres mil años, más… Cerrar los ojos a lo que ofrecen tantos siglos de arte narrativo me parece un grave paso atrás. Estimula tu imaginación, saborea el arte de los que escribieron antes que tú, empápate y crea tu propia literatura. Aprender de otros no es aceptarlos ni imponerte normas.

Leer… con criterio

Por eso no te voy a decir qué tienes que hacer, pero sí mi recomendación. Lee, lee todo lo que puedas, porque te puedes estar perdiendo cosas increíbles que te hagan despertar la imaginación y tu estilo. Conocer nunca está de más, no te cierres. Lee con criterio, lee lo que quieras, a quien quieras y cuando quieras, sin calendarios. Y oye, si te apetece leer solo libros navideños en Navidad, pues vale, pero no caigas en esa norma ni te aferres a ella.

Tripulación CosmoVersus

Marcos A. Palacios
Marcos A. Palacios
Administrador del portal y podcast CosmoVersus. Autor de 'Fantasía y terror de una mente equilibrada', editada en Gaspar&Rimbau Editorial, donde también colaboro como coordinador editorial y corrector de textos. Ciencia Ficción, Terror y Fantasía, en ese orden, son las que han provocado esta locura de proyecto. Después, los cómics, el cine y la música han aderezado el camino. Hago podcast, escribo, leo y devoro libros. Aún sigo pensando que el siglo XXI no es el mío...

4 comentarios sobre «Qué, a quién y cuándo leer»

  1. Completamente de acuerdo, hay que leer y empaparse de lo que lees, pero ante todo debes también disfrutar y no dejarte llevar, aprendes y sacas más ideas cuando lees aquello que te gusta, porque lo que no disfrutas no te estimula. Y los clásicos, bueno, no es obligación, pero hay libros que son clásicos por algo. No digo que tengas que leerlos todos, pero de vez en cuanto alguno, pues aprenderás mucho y, aunque haya quien no lo crea, incluso lo disfrutarás.

    1. ¡Hola Frida! Claro, siempre hay algo que aprender, si no lees, básicamente no conoces cosas maravillosas y que te aporten a todos los niveles. ¡Gracias por tu comentario!

  2. Interesante reflexión.

    Lamentablemente, en este mundo dominado por las tendencias, parece que si no te adscribes a leer lo que “esta de moda” eres raro. Hablamos también de otros medios como la TV o el cine. No ver o leer según que cosas parece que te deja fuera de conversaciones acerca de esos productos. Fast food cultural.

    Personalmente, hace tiempo que no me preocupa ver una serie dos años tarde, o leer un libro imprescindible cuando ya nadie habla de él.

    Hay que cultivar cierto criterio de selección independiente, lo cual no quita que puedas ceder a las corrientes actuales. Pero porque tu lo deseas y no porque te lo digan para estar a la ultima.

    Gran articulo.

    slaudos

    1. Gracias por tu comentario, Frikerio. Yo siempre intento evitar las modas (no confundir con los descubrimientos a través de los medios por un libro, serie, película, que nunca están de más. Es otra forma de conocer autores no explorados…). Y como bien dices, lo mejor son las lecturas espontáneas. ¡Lo malo es que a veces se acumulan y a los «librófilos» nos sucede mucho! 😀 Un saludo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: