‘¡Qué bello es vivir!’ de Frank Capra, 1946

Os preguntaréis, ¿qué hace una película de este año por aquí? Pues sí, crecí con cine en blanco y negro, cine clásico, y aún resuenan nombres como, en este caso, James Stewart. ¡Qué bello es vivir! es una fábula, con su moral incluida, de corte fantástico.

¡Qué bello es vivir! Una fábula

Esta película me la recomendó Alberto García. Ya conocía el título, pero hace tiempo que ya no veo tanto cine clásico como hace un tiempo. Es hora de recuperar esa sana costumbre.

George Bailey, hijo de un prestamista que ha pasado la vida ayudando a su ciudad, sigue la estela de su padre. Sin embargo, ya desde pequeño su bondad le lleva a sacrificar una vez tras otra sus sueños en pos de situaciones que favorecen a los de su alrededor. Ello, finalmente le llevará a un momento de extrema desesperación, cuando siempre ha sido un hombre alegre y entregado. La cinta comienza con el diálogo entre unas estrellas, que representan a la Divinidad cristiana, San José y un ángel, que es enviado a ayudar a Bailey cuando todo parece perdido.

¿Qué recompensa le dará la vida? A lo largo de más de veinte años deberá enfrentarse a su némesis, Henry Potter, un avaro financiero sin escrúpulos que hará todo lo posible para tener el control de la empresa familiar de Bailey y del pueblo, Bedford Falls.

James Stewart y el personaje

James Stewart fue actor «fetiche» de Alfred Hitchcock, al que veremos en La soga, Con la muerte en los talones, Vértigo, La ventana indiscreta… También estaría a las órdenes de Capra en más ocasiones. El personaje de George Bailey resulta más que mágico, entrañable, con una fortaleza desconocida, es de esas personas que, lejos de parecer ñoñas, su capacidad de hacer el bien no busca la satisfacción personal, sino hacer lo correcto.

Premios

A caballo entre una película de fantasía y drama, recomiendo esta delicia que recordará a muchos a Cuento de Navidad y las visitas de los terribles fantasmas a Scrooge, pero en este caso, el protagonista es demasiado bueno. Hay mucho que entender en esta película. La frustración, la rabia, el ímpetu de la bondad innata… todo ello queda reflejado a la perfección en esta cinta que ganó un Óscar por los efectos especiales y fue nominada a otros tantos.

La película está basada en un cuento, The Greatest Gift, de Philip Van Doren Stern, historiador autor de un ensayo biográfico de Edgar Allan Poe.

Reparto: James Stewart, Dona Reed, Lionel Barrymore, Thomas Mitchell / Director: Frank Capra, 1946. Blanco y Negro.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: