No ganarás la guerra

Desde la loma más alta contemplaba el bosque infinito de pinos blancos. La Luna llena brillaba tanto que la nieve casi cegaba la borrosa vista de Rüdiger. Miraba a todas partes sin encontrar salida al laberinto de árboles que se extendía como algo imposible, algo soñado. Medio desfallecido bajó de nuevo al cauce del río, … Sigue leyendo No ganarás la guerra

Cómo convertirse en bestia

Lo primero que hay que saber cuando tienes intención de transformarte en un ser terrible, es que tu corazón debe albergar fe. Si no, no vale para nada cualquier intento. Todo sería en vano. Solemos creer a pies juntillas en sentimientos abstractos, intangibles, como la amistad, el amor —¡qué relativo y ambiguo, el amor!—, y … Sigue leyendo Cómo convertirse en bestia

Poco que perder.

Pasé la noche en vela pensando en el ojo del pobre anciano. Había terminado de leer El corazón delator, y la pregunta que me acechaba era si el propio Edgar Allan Poe habría tenido aquellos sentimientos alguna vez. Porque por mi parte, lo sentía, muy profundo. Por la mañana volvería a soportar las excentricidades de … Sigue leyendo Poco que perder.

Peor que la guerra.

No conocí una guerra tan extraña como la que asoló mi pueblo, en la que el ejército invasor jamás mostró su rostro. Como fantasmas de una pesadilla, el inmoral enemigo arrojaba bombas invisibles que destruían casas y puentes hasta dejar solo escombros. Quien no lo haya vivido pensará que aquello fue fruto de un terremoto, … Sigue leyendo Peor que la guerra.