‘Viajes muy extraordinarios de Saturnino Farandoul I: El rey de los monos’ Albert Robida (1879) [Reseña]

Viajes muy extraordinarios de Saturnino Farandoul I: El rey de los monos (1879), es la titánica obra de Albert Robida que analizaremos en las próximas semanas, gracias a la nueva edición de Gaspar & Rimbau Editorial. Viajes alrededor del mundo con absurdas y alocadas aventuras de la mano del marino que se crió con una familia de monos: Saturnino Farandoul.

Saturnino Farandoul: el rey de los monos

Este es el año de Saturnino Farandoul. Casi siglo y medio después, el muchacho criado por monos vuelve a la aventura de la mano de Gaspar & Rimbau Editorial. Gracias a Albert Robida, a quien Julio Verne alabó y satisfizo esta obra, viajaremos por todo el mundo a bordo de la Bella Leocadia para vivir las más desternillantes aventuras.

El rey de los monos es la primera aventura de las cinco que componen el ciclo de los Viajes muy extraordinarios de Saturnino Farandoul 1que publicara allá por 1879 el mago francés de la anticipación científica Albert Robida. Entre las características más importantes de estos libros, diremos que el humor está más que presente; la crítica social al completo y, en particular, a las perniciosas costumbres de la sociedad europea, pone la guinda a unas narraciones donde el autor deja su impronta y carga contra el hombre europeo que va sembrando catástrofes allá por donde va.

Generalidades de los viajes de Saturnino

Existe un esquema que se repite, por lo general, en los viajes muy extraordinarios de nuestro protagonista, y que voy a enumerar ahora mismo para haceros una idea de la idiosincrasia de estos libros:

  • la discordia del hombre europeo blanco a través de los continentes. Saturnino y su tripulación se meterán en líos y líos, provocarán muertes, guerras y desgracias en las tierras donde pisan. Muchas veces lo hacen sin querer. Desconocen las costumbres de los países extraños; pero en otras, el orgullo y la insensatez harán que todo lo que tocan salte por los aires.
  • humanización de los animales: no, no es Disney, pero se acerca. Porque en ocasiones, el narrador se pondrá en la piel de los animales protagonistas (desde monos a elefantes, desde rinocerontes a ballenas, focas y bancos de pescados, castores…) y sabremos qué piensan y cómo razonan, hasta el punto de creer que nos hallamos frente a personas racionales. De hecho, describe las acciones de los mismos con total humanidad. ¡Es total!
  • caricatura del ser humano: antes he hablado de la crítica al hombre europeo. Pero, más que nada, la figura de Saturnino Farandoul, aun con sus glorias y bondades, es una caricatura del ser humano, de su ambigüedad para con la naturaleza, a la que somete y destroza, así como su hostil actitud hacia sus semejantes. Los inventos, la política, la economía, el corazón… nada se libra de la pluma ácida de Robida.
  • humor. Ya lo he dicho antes pero es tan disparatado que no puedo dejar de repetirlo. Esta narración (podríamos leerla como una sola, aunque sean cinco partes) es el tercer libro que me ha hecho partirme la caja de la risa. Tal cual. En mi vida había leído nada tan ingenioso que me hiciera reír2.
La colección de cinco tomos

Historia

En esta primera entrega, asistimos al principio, al origen de Saturnino Farandoul. Cómo, en una suerte de delirantes acontecimientos similares a la historia de Moisés, es encontrado entre las aguas del océano Pacífico a orillas de una isla, por una familia de monos, siendo un bebé. Así, Farandoul crecerá fuerte e ingenioso, pero un día llegan los marineros de la Bella Leocadia, una goleta mercantil, y lo rescatan.  De su familia nos dice el narrador:

“Los símidos formaban lo más alto de la escala de los seres y dominaban por su inteligencia toda la naturaleza animada de la isla; el hombre era desconocido, y no les había aún oprimido aún por su barbarie o pervertido con sus ejemplos, como a tantas razas de monos decaídas y reducidas a la ignonimia, que vegetarán eternamente en los países habitados por el hombre, si algún mono de genio desconocido no viene un día a hacerlos volver a la vida pura de los tiempos antiguos en las soledades inaccesibles al hombre”.

Fondo

No solo nos está contando la grandeza de los monos y su inteligencia, pues son capaces de criar a un bebé humano sin problema alguno3; lo que viene a decir este pasaje es muy claro: el hombre corrompe. A la naturaleza, los animales, plantas, al entorno y la biosfera, en general, etc… Es una declaración de intenciones como apertura en las primeras páginas del libro.

Pero, detrás de esta tarzánica historia, previa al personaje de E.R. Burroughs y a muchos otros, se vislumbra, quizá, algo de fantasía, pues Farandoul, después de diez años entre monos, se habitúa en seguida a la vida humana, y en su primer lustro en sociedad se convierte en el ambicioso aventurero con delirios de grandeza. Esto no es baladí. Es otro testimonio de cómo el hombre corrompe, de nuevo, a una criatura semejante que hasta ahora había estado viviendo en comunión con la naturaleza, libre de los pecados sociales del ser humano pensante.

Viajes

Así, la narración continúa dándonos información del espíritu de Farandoul, todo un antecedente a lo que vendrá después: “Hacía cinco años que viajaba en la Bella Leocadia llevando relojes, guantes de piel y crinolinas a las islas Sándwich; vino de Champagne y quitasoles a las Indias; calzado, mercería y perfumería a Chile; regresando con cargamentos de madera de campeche para los comerciantes de vinos de Burdeos, maderas de teca y palisandro. Él, que en su primera juventud había creído el mundo limitado a los horizontes de su isla, con los monos por toda humanidad, encontraba ahora pequeño el Universo entero”.

Esto es, sin duda, un comienzo antes del comienzo. Farandoul visitó el mundo entero antes de lanzarse a capitanear el barco que lo rescató y lo civilizó; y este hecho lo marcó por completo. Pasó de una existencia en la más liviana y feliz ignorancia a conocer las culturas del hombre que, más adelante, le servirían para encaminarse a la boca del lobo. Lo que se encontrará en los libros de sus aventuras y viajes muestran que ni toda la experiencia en su infancia y adolescencia a bordo de la Bella Leocadia fueron suficientes para entender esas culturas tan diferentes a la suya.

Aventuras en Oceanía

La amorosa madre adoptiva de Saturnino con sus hermanos de leche.

Como no quiero destripar ni contar más de la cuenta para que vosotros, lectores, podáis leer con placer este primer tomo, resumiré que la Bella Leocadia será víctima de un saqueo por parte de piratas en los mares de Célebes, los malayos capitaneados por el pirata Bora-Bora. A partir de aquí sobrevivirán a miles de situaciones de riesgo, y que llevarán a Farandoul a enamorarse de una princesa, la cual será raptada por una ballena, y esto es, pues, el motivo de la gran guerra contra Australia, animada con la invasión de miles de monos a merced de Farandoul.

La guerra

En esta parte, los motivos de la guerra son tan inentendibles como absurdos. En efecto, Robida nos habla de las guerras y de cómo una menudencia puede provocar un desastre de tal calibre como es la invasión de una nación (o cualquier otra acción bélica). Pero, al mismo tiempo, critica al mundo de las finanzas y al capitalismo, ese arrogante depredador que todo lo etiqueta y le da un dueño.

Por eso, cuando Farandoul encuentra a su amada Mysora tras haber sido rescatada de la ballena y encerrada en un acuario, el comprador del cetáceo le responde a su reclamo: “―(…) yo he comprado la ballena y la he pagado; por lo tanto, [Mysora] me pertenece, y… ―Yo no reclamo la ballena, más… ―Mas, el ser que veis ahí se encontraba en el vientre del cetáceo en el momento de la compra, ¡y está comprendido en ella! (…)”. Y, finalmente, tras una serie de encuentros, Farandoul estalla: “―¡Vos lo habéis dicho! ¡La guerra!”.

Delirios de grandeza

¡Claro que a Farandoul se le quedaba pequeño el mundo! Sus ideales se resumen tan pronto como se esfuman, pues la primera intención de Saturnino es dominar el mundo, y ello lo deja manifiesto en su discurso a los marinos de la Bella Leocadia: “¡Veo con claridad nuestra misión, la misión de la farandoulía, esta quinta parte del mundo tan joven y tan sana!” Y tras explicar sus planes continente por continente, de cómo convertirlos en paraísos de cordialidad y convivencia, donde todo mal deseo sea arrancado del corazón humano, concluye con el pilar de su nuevo mundo, o sea, Francia: “(…) ¿No habéis comprendido que a esa Francia tan querida le destinaba un papel glorioso? Correremos a su conquista, y hago de París la capital del mundo. Francia, que marcha a la cabeza de las corrientes modernas, comprenderá lo elevado de nuestra misión y se arrojará en el movimiento con generoso ardor.”

La prensa pervertida

Para acabar con este análisis de algunos detalles de El rey de los monos, primera parte de los Viajes muy extraordinarios de Saturnino Farandoul, llegamos a un pasaje en el libro donde la prensa, esa reciente red de información que en el siglo XIX comenzó a extenderse, tiene su papel. Pues en el caso de dar mala fama a la nueva nación de Farandoul, se ceban en mentiras y ataques gratuitos: “El mal que la prensa había hecho al nuevo imperio no pudo al principio medirse en toda su extensión, hasta que el sistema de las falsas noticias y de los artículos ocultamente agresivos empleados por ella, a instigación de los agentes de Inglaterra, empezó a dar sus tristes frutos”.

Y justo, una década más tarde (año más, año menos), estalló el caso Dreyfus, que conmocionó al mundo y abrió los ojos a los ingenuos creyentes de los mentideros rotativos. La prensa amarilla se había inventado mucho antes de que Robida escribiera esta frase, y aún no ha pasado de moda, está tan de actualidad como los viajes espaciales de Elion Musk.

Y colorín, colorado…

…este cuento aún no ha acabado. No, porque Saturnino aventura su próxima parada en el mundo, donde encontrará enemigos y amigos de todas clases. Y entre ellos, cómo no, a personajes de Julio Verne. En un arrebato de homenaje que va desde el título hasta las situaciones, contexto y personajes, Robida juega con las creaciones y el imaginario de Verne en la saga de Saturnino Farandoul. Pero no adelantemos acontecimientos, y descubrid por vosotros mismos quién aparecerá en cada entrega, y qué papel jugará en el destino del protagonista.

La edición

Muy cuidada, cercana al facsímil, que la editorial ha puesto en cada tomo, y que podéis encontrar en rústica o tapa dura. Remasterización y digitalización de ilustraciones y portadas, diseño similar al original francés, notas a pie de página, ilustraciones a color (bellísimas) del propio Robida, que como sabéis, era un artista en muchísimos ámbitos.

Y cómo no, la introducción a cargo de Alberto García Gutiérrez, quien nos empuja con sus palabras al abismo literario de esta obra única y nos pone en situación y contexto histórico, social, político, cultural y geográfico de 1879 para no perdernos en el espeso mundo decimonónico de Farandoul: “Disfruten de Viajes muy extraordinarios de Saturnino Farandoul, de Albert Robida, del descubrimiento, si no lo conocen, del arte de Albert Robida, un precursor visionario de posibles futuros y que plasmó en esta obra, parodia del mundo de Julio Verne, una delirante, cómica e irónica aventura de su imaginación a trazo, trama, tinta y palabra impresa”.

Portada de un original francés

Alberto también presenta un cuadro resumido de Robida, su vida y obra, para comprender mejor al escritor que, apenas sin moverse de su casa, recreó todo un mundo exótico a partir de los documentos de exploradores y periodistas.

Valoración final

A pesar del tiempo transcurrido, las narraciones de Albert Robida son completamente actuales por su simbólica visión del futuro. Esto mismo lo plasma en estas obras de los Viajes muy extraordinarios de Saturnino Farandoul (y más concretamente, en La guerra en el siglo XX, también en Gaspar & Rimbau Editorial), dando cuenta, no solo de la realidad de su época, de la mentalidad civilizada de la vieja Europa, sino también de los adelantos tecnológicos, de la visión anticipatoria que poseía gracias a su extensa formación cultural y artística en numerosas disciplinas.

Desde artefactos, máquinas, objetos, ideas y sentimientos hasta conflictos bélicos, el mundo de Saturnino Farandoul representa la visión del propio Albert Robida que tenía del ser humano y de su destino en la historia. Por medio de la caricatura y el humor, la exageración, nos habla al oído y abandona en nuestra psique una idea, muy pequeña, pero sólida.

Lectura entretenida

Libro a libro entenderemos los mensajes del autor respecto a lo que nos quiere contar. Una forma amena de divertir, entretener y enseñar. Creo que se puede seguir aprendiendo con estas novelas, a veces escandalosas, a veces impensables para la era moderna. Y sin embargo, hay algo que no ha cambiado nada: el desastroso porvenir y continuo fracaso del ser humano para convivir consigo mismo y el entorno del planeta.

Una lectura rápida, simpática, que un servidor se ha encargado, durante meses, de revisar y corregir ciertos aspectos del texto que hoy serían poco entendibles pero que apenas cambia la traducción original. También, notas a pie de página a mi cargo y del Grupo G&R. Trabajo realizado, claro está, con toda la ilusión y para todos los lectores que quieran disfrutar de una obra de referencia en la literatura de la proto-ciencia ficción.

No es de extrañar la adaptación al cine4 realizada en 1913 por Marcel Fabrè, de la que se habla que tuvo bastante éxito, así como una serie de 13 capítulos producida por la RAI italiana en 1977, y rodada en blanco y negro5.

Sinopsis

A continuación, os dejo la sinopsis que elaboré para G&R Editorial:

Viajes muy extraordinarios de Saturnino Farandoul es la titánica obra del escritor Albert Robida sobre un joven rescatado por la tripulación de la Bella Leocadia en la isla donde fue criado por monos desde que llegó, a merced del mar y tras un naufragio, siendo un bebé. A los pocos años se convierte en capitán del barco, iniciando así una aventura tras otra, a cual más alocada e insólita.

Entonces, Farandoul inicia una nueva vida a bordo de la Bella Leocadia. Pero la razón máxima de estas aventuras la tendrá su exagerado fervor por conseguir lo que quiere. Tanto, que cuando raptan su amada Mysora, llevará a cabo una de las más disparatadas cruzadas contra el estado australiano que se puedan imaginar.

A lo largo de las aventuras de esta primera etapa, nuestro protagonista de origen tarzanesco será capaz de reunir ejércitos tanto de hombres como de monos (esto es, de bimanos y cuadrumanos) para cumplir sus objetivos, hasta el punto de enzarzarse en graves contingencias contra piratas, científicos y ejércitos civilizados.

El humor y la sátira de que presumen los Viajes muy extraordinarios de Saturnino Farandoul cuentan con una legión de risas y razones para enmarcar estas narraciones de Albert Robida en la literatura de aventuras más extravagante e ingeniosa del siglo XIX jamás conocida a la altura de Julio Verne, y que Gaspar&Rimbau Editorial presenta, como obra completa, en cinco hermosos tomos para disfrute de sus lectores.

Próximamente

En la siguiente reseña hablaremos del siguiente volumen de Viajes muy extraordinarios de Saturnino Farandoul: La vuelta al mundo en más de 80 días, la segunda parte de los viajes de Saturnino. Esta vez, en América, que recorrerá de Norte a Sur en una carrera por sobrevivir y buscar fortuna y amor. No os lo perdáis, porque daré nuevos detalles y análisis de los hechos narrados y de la obra en general. ¡Quedáis advertidos!

  1. El título original es Voyages très extraordinaires de Saturnin Farandoul dans les 5 ou 6 parties du monde et dans tous les pays connus et même inconnus de M. Jules Verne.
  2. El primero Don Quijote de la Mancha; el segundo, La conjura de los necios.
  3. Conocemos muchos casos reales en la Historia, como Marcos Rodríguez Pantoja, abandonado en Sierra Morena (España) en 1953 y criado por lobos; o Víctor de Aveyron, encontrado en los Pirineos en el siglo XVIII. La supuesta historia de Víctor se contó en la película El pequeño salvaje (1970).
  4. Para los curiosos, podéis ver la película de los Viajes muy extraordinarios de Saturnino Farandoul pinchando aquí.
  5. Podéis ver la entrada de los capítulos pinchando aquí.
Portada de los Viajes muy extrarodinarios de Sturnino Farandoul: El rey de los monos

Viajes muy extraordinarios de Saturnino Farandoul I. En Oceanía. El rey de los monos. Albert Robida, 1879.

Gaspar & Rimbau Editorial. 2021.

Traducción: Antonio Castiñeira.

Ilustraciones: Albert Robida.

Rústica, ilustraciones a color y B/N. 180 páginas.

Introducción y notas a pie de la misma: Albert García Gutiérrez.

Revisión y corrección del texto a cargo de Marcos A. Palacios.

Notas al pie: Grupo G&R.

ISBN: 978-84-122886-7-4

Tripulación CosmoVersus

Marcos A. Palacios
Marcos A. Palacios
Administrador del portal y podcast CosmoVersus. Autor de 'Fantasía y terror de una mente equilibrada', editada en Gaspar&Rimbau Editorial, donde también colaboro como coordinador editorial y corrector de textos. Ciencia Ficción, Terror y Fantasía, en ese orden, son las que han provocado esta locura de proyecto. Después, los cómics, el cine y la música han aderezado el camino. Hago podcast, escribo, leo y devoro libros. Aún sigo pensando que el siglo XXI no es el mío...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *