CosmoVersus

Revista de ciencia ficción y cultura

‘Edgar Allan Poe: el delirante de Baltimore’. Por Roberto García-Álvarez (2019). Ed. El Transbordador

Roberto García-Álvarez regresa después de su biografía sobre Lovecraft: el caminante de Providence. Esta vez le toca el turno a un precursor de quien Lovecraft tomó alguna base para su obra: Edgar Allan Poe. Desmitificar al personaje y encontrarse con la persona. En la línea de investigación de Roberto, este pedazo de Poe nos acerca a la figura del autor que cambió la literatura con sus relatos de terror.

Leer la vida de un escritor al que admiras por su obra es siempre un placer que Roberto García-Álvarez ha hecho posible con su segunda biografía de un escritor maldito. Edgar Allan Poe, norteamericano, sureño, descendiente de familia europea y creador del relato de terror psicológico y detectivesco -en cierto nivel-, llamado “el delirante de Baltimore”. Un texto claro, conciso y directo, de lectura suave que consigue abstraer al lector de su tiempo de vida que transcurre al abrir el libro y permanecer hipnotizado por una historia cruel y no falta de fracasos.

Si bien este placer viene del conocimiento y disfrute de ciertos hechos curiosos tanto de su vida como de su obra, así como de la lectura de la prosa de Roberto, a la vez firme, documental, pero siempre encauzada a la narración. No penséis que puedo disfrutar con las desgracias del pobre Poe, muchas de ellas generadas por él mismo.

En esta biografía, al igual que se hizo con la de Lovecraft, se desmitifica al personaje conocido vagamente por todos para adentrarse en la persona real que fue Edgar Poe, de nacimiento, y Edgar Allan Poe, después de ser adoptado por la familia Allan a los tres años de edad. Esta mala fama llena de deformaciones y mentiras, proviene en gran parte de la biografía de Griswold, el reverendo albacea de su obra, que hizo rodar por el mundo entero su visión distorsionada y sucia de la vida de Poe.

Hay algo, sin embargo, en lo que no podemos equivocarnos: era mentiroso, arrogante, con delirios de grandeza, autodestructivo, pero de mente ingeniosa, sublime, crítico mordaz y difícilmente superable, cuyas obras, escasas pero brillantes, le dieron apenas para destilar sus borracheras y ridículo social.

edgar allan poe biblioteca malditos


El único reproche que podría hacer a esta edición, sin embargo acertada, es que no contenga fotografías o reproducciones de otros documentos para ilustrar el texto. Pero la razón es solo decisión del autor o la editorial, y el libro ya de por sí es de una máxima calidad como para echárselo en cara.

El joven Poe en constante lucha contra su padrastro, que terminó por despreciarlo y desheredarlo; generador nato de enemigos, rata superviviente en el ejército, de trato exquisito y talento infatigable; deudor constante así como elegante embaucador de damas y de pena ajena; también amigo fiel. Su padrastro vaticinó en una carta lo que sería su vida real, una serie de desdichas y catástrofes organizadas por él mismo, que destruiría todo lo que tocase. Y así fue, en parte, salvo su infinito y abnegado amor por Virginia, su esposa y prima, con quien no tuvo descendencia.

Las idas y venidas de trabajo, los ataques de egocentrismo que lo empujaban a terminar mal cualquier relación laboral. Y sin embargo, siempre tenía a alguien que lo sacara de un apuro… o de la borrachera de turno. El objetivo de llegar incluso hasta el Presidente de los EEUU tuvo un desenlace que mejor no mencionar, pero ya podréis imaginar. Tan excéntrico como culto, quizá él mismo sabía de su maldición y, abnegado a ella, se dejó arrastrar.

¡Absolutamente toda mi naturaleza se rebela ante la simple creencia de que en el Universo pueda existir un Ser superior a mí mismo!

Edgar Allan Poe.

De los pocos amigos que pudo hacer en vida, todos ellos lo defendieron más allá de la tumba y mientras durasen en este plano terrenal. Y de su muerte, un enigma surgió, únicamente explicado con hipótesis no aseguradas. El lamentable estado en que se halló, delirante, atormentado, extrañamente vestido, tras perder su pista en un viaje de regreso a Baltimore cargado con una pequeña fortuna que desapareció; ese nefasto estado al que sucumbió quién sabe la razón y el porqué; sus últimos días en el hospital y la tristeza de su querida tía María Clemm, madre de Virginia, que lo trató como si fuera su propio hijo, amó, veló por él y luchó para salvaguardar su seguridad… tantos y tantos hechos que han hecho leyenda y mito de Poe, se encuentran en este libro apasionado, objetivo, criatura de la mejor entrega investigadora.

En El delirante de Baltimore no existen ñoñas defensas de Poe, ni altivos ataques: solo el retrato lo más fiel posible de un hombre que se mutiló psicológicamente y que parecía sobrevivir de las desgracias, sin las cuales no podía pasar un día. Allá cada uno con su visión tras leer la biografía de uno de los grandes de la literatura que despedazó el paradigma de su época para parir una nueva literatura que cambió nuestro modo de leer y de disfrutar el miedo.

edgar allan poe roberto garcía-álvarez


BIBLIOGRAFÍA

Edgar Allan Poe: el delirante de Baltimore. Roberto García-Álvarez.

-Ediciones El Transbordador, 2019. Colección Gasmask IV, biografía.

-Tapa blanda con solapas, 272 páginas.

-ISBN: 978-84-949753-5-6

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *