Exposición ‘La gran imaginación: historias del futuro’. Espacio Fundación Telefónica, Madrid [Finalizada]

Exposición La gran imaginación: historias del futuro: ya ha terminado. Pero conseguí visitarla días antes de su finalización. Como siempre, el Espacio Fundación Telefónica ha estado a la altura. Os lo cuento a continuación.

Exposición La gran imaginación

Una escapada rápida y fugaz para contemplar la nueva maravilla organizada por el Espacio Fundación Telefónica, en Madrid. Asiduo a las exposiciones temporales desde hace poquitos años, debo admitir que, como podéis ver en el sitio las entradas de otras exposiciones, es de las mejores organizaciones que he visto hasta ahora, contando también Caixa Forum. De mi estancia en Madrid guardo bastantes reportajes de exposiciones tanto en estos espacios como en otros diferentes.

Después de mucho tiempo, por circunstancias que todos conocemos, he empezado de nuevo mi actividad frenética con la cámara, aunque, como veis, aún soy muy aficionado. Pero a lo que iba: la exposición La gran imaginación: Historias del futuro ha captado a la perfección el espíritu de lo que antaño se veía como el porvenir, impregnado de novelas, visiones, proyectos, ilustraciones, videos, etc., a la par que ofrece una visión actual del futuro que tenemos en estos días inciertos —¿Cuándo no lo han sido?—. Pasado y presente, siempre hemos tenido esa inquietud. Y aquí entra la exposición.

Comienza el recorrido. ¿Qué es esa masa extraña que nos saluda?

¿Qué nos cuentan nuestros antepasados?

Recorrido desde el siglo XIX, el siglo de la ciencia, como yo lo llamo, donde de forma clara y metódica comenzaba a razonarse sobre la tecnología, lo imposible, los sueños y la ciencia, el futuro de la sociedad a un plazo relativamente corto. Ahí radica la grandeza de grandes pensadores e “imaginadores”. Los escritores más emblemáticos, tales como Albert Robida y Julio Verne, ilustradores, científicos… Todos juntos han ido moldeando el futuro.

¿Quién dice que lo que ellos imaginaron no era la semilla de lo que otros construyeron después, cuando ya tenían suficientes conocimientos científicos y adelantos? ¿Qué es un precursor? Un adivino no, desde luego. Ahí entra la literatura, arte en auge en ese siglo primerizo de grandes inventos increíbles que comenzaron con la Revolución Industrial. Lo más sorprendente fue ver portadas de libros clave que conocemos por estos lares: El Anacronópete de Enrique Gaspar y Rimbau, La Guerra del siglo XX de Albert Robida, Ayer y mañana de Julio Verne, y muchísimos más. No tenéis más que fijaros en la galería de fotografías que he seleccionado para este artículo.

El siglo XX

Durante el siglo XX hubo un auténtico derroche de avances tecnológicos —que, si me permitís el comentario, no son símbolo de progreso, como muchas veces se piensa o como nos lo han vendido—, y en esa vertiente la exposición nos muestra cómo continuaba la labor de la ciencia y la imaginación con proyectos, arquitectura, motor… Imaginando una sociedad más cómoda para las personas, donde el hombre comenzaba a aplicar todo lo que le era posible a la vida cotidiana. Los videos demostrativos de una cocina imposible hace unas décadas y que hoy en día ya no es un lujo, sino que incluso está obsoleta, dan cuenta de lo que supuso en nuestra sociedad occidental y desarrollada la aplicación real de todos estos artilugios a lo cotidiano.

No solo de imaginación se vive: la imaginación sirve para abordar la realidad, las posibilidades que el ser humano tiene como horizonte, infinitas y asombrosas incertidumbres.

Marcos A. Palacios
Ediciones originales de Albert Robida

Por este motivo pienso que, más allá de todo lo imaginable, quizá nos estancamos hace tiempo para crear un futuro del día a día, que moldeaba la sociedad, pero que no avanza realmente en el camino de la mente humana; esta vertiente quedó, posiblemente, para cosas más grandes, como viajar al espacio. Y poco a poco esa imaginación menguaba para extender sus clarividentes avances para lo más trivial. Nuestra sociedad actual es fruto de ello. El ocio se ha convertido en la avanzadilla de la tecnología, pero, queridos viajeros y exploradores del cosmoverso, hay algo más ahí fuera esperándonos.

Lo que está pasando hoy

Cierto es que existe una limitación tremenda en los avances a lo largo de todo el mundo, donde vemos cada día y desde hace décadas cómo el hambre y las guerras no solo no se erradican, sino que se multiplican y persisten, enquistadas en numerosas zonas del planeta. La geopolítica también tiene algo que decir al respecto. Aquí es donde entra nuestra visión actual del futuro. Creo que sobra decir que no es tan impactante imaginar futuros de milenios, sino inmediatos. Y la segunda parte de la exposición detalla proyectos y visiones a propósito de las preocupaciones actuales a nivel mundial: la sostenibilidad, la ecología, el problema del medio ambiente y la alimentación del ser humano, las repercusiones posibles en la reproducción, etc.

Después de esta introducción/reflexión que tenía muchas ganas de hacer, viene el momento de dar datos. No suelo publicar artículos de exposiciones pasadas, pero es algo excepcional. Sin embargo, para ampliar la información tenéis la web del Espacio Fundación Telefónica y el apartado de esta exposición de La gran imaginación, donde encontraréis un resumen/sinopsis de la muestra acompañado de numerosos materiales y un excelso catálogo de más de 60 páginas con comentarios, fotografías de los objetos expuestos muchas cosas más interesantes que no podéis perderos.

Incógnitas

Os dejo con más fotografías de las que tomé en la exposición. No veo la hora de volver a activar mi costumbre viajera, que en todo este tiempo ha sido bien limitada pero no por ello infructífera. ¿Adónde creéis, pues, que llegarán nuestras necesidades elementales en un futuro cercano? ¿Es la imaginación humana la clave para nuestra supervivencia y la de todo el hábitat terrestre? ¿Qué se ha cumplido y qué no desde aquellas visiones del siglo XIX que nos ofrecieron los más brillantes autores y especuladores? La respuesta, posiblemente, esté entre nosotros, y aún no lo sabemos…

Todas las fotografías: archivo personal Marcos A. Palacios

Tripulación CosmoVersus

Marcos A. Palacios
Marcos A. Palacios
Administro CosmoVersus y colaboro con la Editorial Gaspar & Rimbau, donde he publicado mi primera obra antológica 'Fantasía y terror de una mente equilibrada' y corregido y anotado los libros de los 'Viajes muy extraordinarios de Saturnino Farandoul', entre otras ocurrencias. Mis reseñas van más allá del mero apunte de si este o aquel libro me ha gustado mucho o no. Busco sorprender y animar a los lectores a leer y compartir mi experiencia personal con los libros, igual que los compañeros de CosmoVersus. Soy muy retro, y no por mi edad, pues a los 20 años ya estaba fuera de onda. Perdón por no evolucionar al ritmo de los tiempos, pero es que soy yo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: